Bodegas

La inflación frena el consumo de vino en España

  • Acumula una caída del 7,2% en el interanual hasta noviembre debido a la incertidumbre comercial y la subida de precios en 2022 

  • La caída de las ventas en Alimentación se estabiliza y la recuperación en Hostelería, canal más afectado por las restricciones derivadas de la crisis sanitaria, se suaviza

  • La nueva normalidad del jerez: sólo España se salva de la caída de ventas

Servicio de unas copas de jerez en un despacho de vinos.

Servicio de unas copas de jerez en un despacho de vinos.

La crisis energética y la presión inflacionista hacen mella en la recuperación del consumo de vino en España, que acumula un descenso interanual del 7,2% de su volumen a noviembre de 2022, hasta los 964 millones de litros.

El último informe económico de mercado de la Organización Interprofesional del Vino de España (OIVE) refleja el freno de la recuperación del consumo, en sus niveles más bajos para un periodo interanual desde agosto de 2021, según se desprende de los datos del Sistema de Información de Mercados del Sector Vitivinícola (Infovi) publicados por el Ministerio de Agricultura.

El consumo de vino en España, señala el informe, ya mostró una ligera caída del -0,4% en el interanual a octubre, que se ha visto agudizada en noviembre, el peor mes del último año a falta de diciembre con un retroceso del 31%. 

Tras la fuerte caída registrada durante la fase aguda de la pandemia, sobre todo en hostelería por el cierre y las restricciones horarias para prevenir el Covid-19, la tendencia apuntaba a que 2022 sería el año de la consolidación de la mejora iniciada en 2021. Sin embargo, factores como la invasión de Rusia a Ucrania, la crisis del transporte y de suministros o el fuerte encarecimiento de la energía han desembocado en un nivel histórico de la inflación que ha provocado un giro de tendencia en el consumo de vino en España, indica el informe que elabora el Observatorio Español del Mercado del Vino (OeMv).

El retroceso se concentra, especialmente, en el segundo semestre de 2022 para alejar, cada vez más, las cifras actuales del máximo interanual alcanzado en febrero de 2020, justo antes de la pandemia, cuando el consumo en el mercado nacional superó los 1.100 millones de litros.

Según el análisis del OeMv, el consumo de vino en España por meses arrancó 2022 con muy buenos crecimientos en enero y febrero, llegando a alcanzar entonces un creci-miento acumulado de +20,8%. Desde entonces –coincidiendo con el inicio de invasión rusa de Ucrania–, se empezó a observar una cierta ralentización del consumo que derivó en una clara contracción del mismo a partir de julio de 2022.

Menos caída en Alimentación y menos subida en Hostelería

Según datos de Nielsen IQ, el consumo de vino en el canal Hostelería registra un aumento del 29,3% en el interanual a noviembre de 2022, frente a la caída del 6,5% en Alimentación. El canal hostelero tocó techo en mayo con una subida del 40,8%, que se ha ralentizado paulatinamente. Por contra, la caída de ventas en Alimentación se ha estabilizado al entorno de entre el 6 y el 7% tras el gran impulso registrado durante el confinamiento.

El precio medio de venta de vino tanto en Hostelería (6,03 €/litro) como en Alimentación (4,06 €/litro) alcanzó su máximo histórico en el periodo interanual hasta noviembre, tendencia alcista que se explica en la mejor evolución de los vinos con mayor valor añadido.

Ahora bien, el analista también llama la atención sobre los niveles históricos de inflación alcanzados en 2022, toda vez que si se descuentan la evolución interanual de la inflación y se calcula el valor de venta deflectado, el precio medio apenas subiría en Hostelería un +1,7% (frente a una subida del precio, en valor nominal, del +9%), mientras caería un -2% en Alimentación (frente a un aumento en valor nominal del +5%).

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios