Policía Local Desde el verano no se hacen controles de velocidad en Jerez

  • Agentes municipales denuncian que la escasez de efectivos y de medios les llevan a realizar los servicios básicos, labor diaria y controles en fin de semana

Un agente local junto a uno de los dos radares portátiles que se adquirieron hace casi siete años. Un agente local junto a uno de los dos radares portátiles que se adquirieron hace casi siete años.

Un agente local junto a uno de los dos radares portátiles que se adquirieron hace casi siete años. / Pascual

Comentarios 1

La Policía Local no hace controles de velocidad en la ciudad desde el pasado verano. Así lo ha denunciado a este medio agentes municipales, los cuales aseguran que “la falta de personal impide que se puedan llevar a cabo estas medidas de seguridad”. Desde el seno de la plantilla se lamenta “de forma profunda el menoscabo que está sufriendo el cuerpo policial local como consecuencias de las numerosas jubilaciones que se están produciendo en la Policía Local de la ciudad y que no se están viendo suplidas”. A este respecto por ejemplo destacan el hecho de que “las próximas incorporaciones que están previstas son cinco agentes, lo que a ojos de quien lo vea se trata de una cifra exigua”.

Para justificar estas declaraciones se señala que “en la actualidad hay cinco turnos de radio patrullas y dos de motos sin contar los innumerables compañeros que realizan su labor en departamentos policiales y administrativos como pueden ser las oficinas de la Jefatura, las comandancias o la inspección de guardia de la Policía Local. Con estas cinco incorporaciones tan sólo se podrá reforzar, y de forma ligera, los servicios de radio patrullas (agentes que patrullan en coches)”.

Los excesos de velocidad son en estos momentos una de las grandes asignaturas pendientes de la Administración local, la cual en su momento llegó a hasta adquirir cinemómetros de los que nunca más se ha sabido. De hecho, como sucede en buena parte de los grandes municipios de la Bahía, este tipo de servicios suelen mancomunarse. Es decir, se compra una tecnología entre los ayuntamientos y acto seguido se comparte a lo largo del mes para, de esta forma, alcanzar los límites de prevención adecuados que son necesarios para evitar comportamientos excesivos al volante que pongan en riesgo al resto de usuarios de la vía.

Algo muy común entre los ciudadanos es que confunden el ‘coche ponemultas’ con aquel que es capaz de convertirse con un radar. Ni mucho menos es así. El ‘ponemultas’, tal y como es conocido popularmente, es capaz de leer decenas de matrículas en apenas unos segundos y reconocer cuestiones tales como si ha pasado la ITV, está al corriente del pago de los impuestos locales, si está o no mal estaciones (esto más bien lo hace el agente al mando) así como saber si se trata de un vehículo robado. Pese a todo ello, no se trata de un radar móvil pues no puede medir velocidades. Se trata, más bien, se un vehículo que chequea el parque móvil de la ciudad.

Todo está perfectamente diseñado desde administraciones superiores al Ayuntamiento para que el control de velocidad fuera efectivo en Jerez. A este respecto cabe destacar que “incluso agentes de la Policía Local han realizado cursos de especialización a este respecto a la espera de que una serie de vehículos equipados hagan acto de presencia en Jerez”. Según ha llegado a conocimiento de este medio lo que es a Jerez no han llegado.

“Nos estamos limitando a las labores diarias y los controles de fin de semana”, aseguran los agentes.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios