Jerez

El desdoble de la antigua N-IV en Croft, una historia interminable

  • El Ayuntamiento sigue inmerso en los trámites burocráticos para ejecutar de manera subsidiaria la obra

  • Urbanismo reconoce la dificultad legal para encontrar una solución a corto plazo ante la "falta de disposición" de la propietaria de los suelos

El único tramo de la antigua N-IV que aún permanece sin duplicar. El único tramo de la antigua N-IV que aún permanece sin duplicar.

El único tramo de la antigua N-IV que aún permanece sin duplicar. / Miguel Ángel González

Hace 25 años, el Ministerio de Fomento, la Junta de Andalucía y el Ayuntamiento de Jerez firmaron un convenio donde, entre otras actuaciones de mejora de infraestructuras en la ciudad, se acordaba la conversión en vía urbana de la antigua travesía de la N-IV. Cinco lustros después, aún hay un tramo pendiente, el que discurre junto al antiguo complejo bodeguero de Croft.

Son apenas 400 metros de antigua travesía cuyo desdoble es un verdadero quebradero de cabeza para la Delegación de Urbanismo. La actuación, según se recoge en el convenio urbanístico que permitió la recalificación de esta bodega hace 16 años, debe ser acometida por los principales dueños de este suelo, en este caso la promotora jerezana Rentas y Vitalicios SL.

Sin embargo, el estallido de la burbuja inmobiliaria y la brusca paralización de todos los desarrollos urbanísticos provocaron que esta firma no pudiera completar el desarrollo de este enclave y, por ende, ejecutar este necesario desdoble.

El delegado de Urbanismo, José Antonio Díaz, señala que en estos últimos meses se han dado pasos en los trámites para, al menos, hacer que el Ayuntamiento lleve a cabo esta necesaria intervención de manera subsidiaria. No obstante, reconoce que se lucha contra una complejidad jurídica arrastrada desde hace años que hace que, salvo una “mejor predisposición” de la propietaria de los suelos, no se atisbe una solución a corto o medio plazo que permita la ejecución de la duplicación de la calzada en el menor tiempo posible.

Díaz señala que el pasado verano mantuvo un encuentro con representantes de la mercantil para tratar de buscar una solución a este entuerto. La firma presentó una propuesta para ejecutar no solo el desdoble sino el resto de la urbanización de este enclave residencial que también continúa pendiente —entre ellos la reurbanización de la antigua carretera de Lebrija—. Sin embargo, la propuesta fue rechazada por la Delegación de Urbanismo.

El responsable municipal señala que, aunque “podríamos estar de acuerdo” en la propuesta de realizar por fases las obras pendientes, “no había garantías” de que finalmente se acometiera el desdoble de la hoy llamada avenida Reina Sofía. Para ello, el Ayuntamiento reclama un “aval bancario” que, según el edil, la firma no ha llegado a presentar.

Ante esto, Díaz aseguró que en estos últimos meses se han retomado varios procedimientos administrativos para tratar de ejecutar la actuación. Así apunta que la Tesorería Municipal ya ha iniciado el expediente de embargo de una de las parcelas de esta unidad para tratar de cobrar unos 800.000 euros de deuda tributaria que arrastra la empresa con el Ayuntamiento.

Al contar con un solo carril por cada sentido suelen formarse atascos en este tramo. Al contar con un solo carril por cada sentido suelen formarse atascos en este tramo.

Al contar con un solo carril por cada sentido suelen formarse atascos en este tramo. / Miguel Ángel González

En paralelo, afirma que se continúa trabajando en el expediente de incumplimiento del convenio urbanístico que permitió la recalificación urbanística por no ejecutar completamente la urbanización, que tendría un coste aproximado de 3,9 millones de euros.

En febrero de 2015, se declaró el expediente administrativo de declaración de incumplimiento de este acuerdo, una decisión que fue recurrida judicialmente por la promotora en el Juzgado de lo Contencioso. En esta fase, los tribunales le dieron la razón al Ayuntamiento rechazando al año siguiente los recursos presentados.

Tras esto, en 2016 el Ayuntamiento emitió la primera liquidación para la ejecución subsidiaria de las obras por un importe de unos 804.000. La resolución fue recurrida por la empresa en la vía contenciosa; así, el Juzgado de lo Contencioso de Jerez le dio la razón al Ayuntamiento en primera instancia. Sin embargo, el TSJA falló a favor de Rentas y Vitalicios a principios del año pasado. En este sentido, se anulaba la liquidación ya que advertía de que el Ayuntamiento debería haber aportado también su ‘parte’ de la urbanización.

Eso sí, mientras el Ayuntamiento no tenga la cesión de los suelos para la duplicación de la calzada (parte de los jardines del antiguo complejo bodeguero) no podrá hacer la obra de manera subsidiaria, de ahí que el edil muestre su escepticismo ante una pronta ejecución de estos viales. “Llevamos 15 años esperando la buena voluntad de la empresa”, sentencia Díaz.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios