Diócesis de Asidonia-Jerez

Mazuelos se despide de la Diócesis que lo vio nacer como obispo

  • En una Eucaristía en la Catedral se dio apertura al inicio de un curso en el que ya se espera a nuevo pastor: "Os pido perdón por mis errores". "Aquí vendrá otro obispo que será mejor que yo"

Mazuelos se despide de los asistentes a su última Eucaristía en Jerez. Mazuelos se despide de los asistentes a su última Eucaristía en Jerez.

Mazuelos se despide de los asistentes a su última Eucaristía en Jerez. / Manuel Aranda

Once años de episcopado por parte de monseñor Mazuelos Pérez ponían su broche final en el marco de una Eucaristía celebrada en la jornada de ayer en la Catedral jerezana. El ya prelado de Canarias decía adiós, definitivamente, a un importante capítulo de su vida en el que ha tenido la misión de cuidar y ser el pastor en la Diócesis de Asidonia-Jerez. Fue concretamente en junio de 2009 cuando el sacerdote incardinado en la Archidiócesis de Sevilla y nacido en Osuna, era consagrado como obispo en este mismo templo, sede de la seo episcopal, para tomar posesión de su nueva misión en la Diócesis jerezana.

Habría que comentar y destacar que durante la celebración litúrgica se mantuvieron todas y cada una de las normas de obligado cumplimiento que la Autoridad Sanitaria establece como consecuencia de la pandemia del COVID-19. Separación en los bancos y un buen número de sacerdotes y diáconos que de esta forma quisieron acompañar a Mazuelos Pérez en, estas, sus últimas horas en la ciudad. Lugar en la que “he aprendido a ser obispo”, según declaraba una vez comunicado oficialmente su traslado a Canarias el pasado 6 de julio.

Para el prelado sevillano, la Diócesis queda “fortalecida con un importante número de seglares que están preparados para trabajar por esta Diócesis que ahora dejo”, afirmaba en su una homilía. Una intervención que fue muy seguida por todos los fieles asistentes. Monseñor Mazuelos Pérez hizo un recorrido por diversos aspectos de la Diócesis, y tuvo palabras de agradecimientos para el clero secular, clero religioso, hacia el seminario mayor y menor, hacia el equipo jurídico y económico, así como a los laicos, a los que pidió que rezaran por él en su nueva misión pastoral. Se sinceró finalmente en su homilía afirmando que “siento mucho tener que dejaros. Os pido perdón por mis errores y quiero que me tengáis en vuestras oraciones, para que la Virgen me acompañe en la Diócesis de Canarias”.

Mazuelos también tuvo palabras de recuerdo hacia sus antecesores Rafael Bellido Caro, como primer obispo, y Juan del Río Martín, como parte fundamental en la consolidación de la Diócesis. “Voy con la alegría de que Cristo me espera allí en Canarias. Aquí vendrá otro obispo que será mejor que yo. Cuando llegue, acogerle como lo hicisteis conmigo”, deseó Mazuelos.

Curso a la espera de obispo

Además, con esta celebración, también se daba apertura al nuevo curso en Asidonia-Jerez. Un curso que quedará marcado en la demarcación eclesiástica con la pronta presencia de un nuevo pastor diocesano que tendrá que llegar con nuevos proyectos de cara a su misión fundamental como es la de cuidar de sus ovejas por medio de la doctrina y la comunión con la Iglesia de Roma.

Monseñor Mazuelos Pérez, por su parte, tomará posesión de su nuevo destino en la Diócesis de Canarias el próximo día 2 de octubre. Un lugar para el prelado junto a un nuevo Pueblo de Dios con el que tendrá que trabajar a partir de ahora en pos del Evangelio.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios