Sucedió en Jerez

La detención de Rafael de Paula conmociona al mundo taurino

  • Acusado de un presunto delito de intento de asesinato, el torero ingresó en Puerto 2 en 1985

Rafael de Paula saliendo del Juzgado de El Puerto de traslado a la cárcel de Puerto 2. Rafael de Paula saliendo del Juzgado de El Puerto de traslado a la cárcel de Puerto 2.

Rafael de Paula saliendo del Juzgado de El Puerto de traslado a la cárcel de Puerto 2.

Fue una de esas historias oscuras que perfectamente podría encuadrarse entre aquellas que definen a la España más profunda. El torero Rafael de Paula fue detenido e ingresado en prisión el 19 de marzo de 1985 acusado de un presunto intento de asesinato. El diestro fue detenido justo después de finalizar una corrida en la plaza de El Puerto de Santa María, en la que tomaba la alternativa el chiclanero Emilio Oliva siendo el juez titular de la localidad el que ordenó su arresto y posterior ingreso en la prisión de Puerto 2, en calidad de detenido, hasta confirmar o no su encarcelamiento.

El torero estuvo declarando durante tres horas ante el juez y en un coche Z fue trasladado al centro penitenciario no sin que se registrara algún incidente en su salida del juzgado. Algunos amigos y familiares se reunieron en el lugar y la emprendieron contra los periodistas, causando heridas leves a dos informadores gráficos así como daños materiales a otro, tratando de impedir que sacaran imágenes de Paula, que por cierto tuvo una numerosa escolta del Cuerpo Nacional de Policía.

También pasaron por el juzgado otros implicados en el asunto, como un empresario vasco que supuestamente acordó con Paula “la contratación de dos personas y un choche para apuñalar a otro”, manifestaron en aquella fecha desde el juzgado portuense. lo que sucedió fue una “leve” agresión a Manuel Gómez Carrillo, ex gerente del Casino Bahía de Cádiz y ex jugador del Cádiz CF, que, según las crónicas de entonces, podría mantener una relación sentimental con la esposa del diestro, Marina Muñoz, de la que estaba separado. Ésta también pasó por delante del juez para prestar declaración, cosa que no hizo ya que requirió la presencia de su abogado y hacerlo en otro momento.

El revuelo en la ciudad fue de importancia, tratándose de una persona de gran popularidad en Jerez y más allá, dada la trascendencia de Paula en el mundo taurino. Incluso se llegó a convocar una manifestación por diferentes colectivos gitanos para pedir la libertad del torero.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios