Balance del puente de Todos los Santos | hostelería

El mejor fin de semana para los bares del centro desde que comenzó la pandemia

  • La imposibilidad de desplazarse a la Sierra o la costa deja a la hostelería local sin competencia

Ambiente en las terrazas del centro éste lunes a mediodía.

Ambiente en las terrazas del centro éste lunes a mediodía. / Miguel Angel González

El fin de semana del puente de Todos los Santos ha sido el mejor para la hostelería local desde que el pasado 14 de marzo se decretara el estado de alarma. Así lo confirman los responsables de numerosos bares del centro de Jerez, como es el caso de José Merlo, de ‘Cervecería Gorila’, o el representante de Horeca en la ciudad, Francisco Díaz.

Los mediodías y las primeras horas de la tarde recordaron a los fines de semana previos a la pandemia. Los motivos son obvios, a los días festivos se unió el hecho del cierre perimetral de la ciudad, lo que impidió que destinos muy a la mano cualquier fin de semana quedaran ‘fuera de juego’. Son los casos claros de las zonas costeras (a apenas unos minutos en coche) o la Serranía de Cádiz.

Como siempre, la alegría durante el fin de semana fue por barrios. Así, las cervecerías y ‘taperías’ hicieron buen negocio, no así los restaurantes que tuvieron que conformarse con muy buenas horas de tapeo y cerveceo al mediodía. Así lo asegura Francisco Díaz, representante en Jerez de la patronal hostelera provincial Horeca. Según manifestó a este periódico, “el puente ha sido bueno, protagonizado por los jerezanos, ha sido un alivio en unos tiempos en los que los días laborales apenas hay nada, sólo ruina”. “El mediodía ha habido mucho ambiente en torno a los aperitivos pero de mesas por derecho nada”, destaca Díaz quien añade que las zonas más ambientadas del centro de la ciudad fueron la calle Larga, Plateros, Consistorio y todo el entorno de la plaza del Arenal.

Un factor importante a tener en cuenta ha sido el buen tiempo reinante durante puente de Todos los Santos, el cual a buen seguro habría reportado grandes ocupaciones a los hoteles de la ciudad, los cuales se han erigido sin duda en los grandes perjudicados por el confinamiento perimetral y la prohibición de desplazamientos no justificados.

Las tardes del fin de semana también fueron buenas, destaca Francisco Díaz, quien añade que “pese a todo una vez empezaba a caer el sol todo el trabajo que se podría haber hecho con unos horarios normales se pierde por las restricciones horarias”. A todo ello, Francisco Díaz une la imposibilidad de que los jerezanos se acostumbren a adelantar los horarios de cenas como incluso se ha llegado a solicitar en algunos ámbitos hosteleros: “No somos ingleses, llevamos cenando tarde toda nuestra vida y eso no lo puede cambiar nadie”.

Pese a la gran afluencia de publico, el representante de Horeca en Jerez destaca “el civismo de la ciudadanía” en el cumplimiento de las normativas anti-Covid. Así, asegura que “la gente suele huir de los lugares con una excesiva concentración de personas” y destaca la labor que a este respecto realiza la Policía Local. “Los agentes están siempre pendientes de las terrazas y no es extraño verlos recorriéndolas e instando a los clientes incluso a los que están sentados, que hagan uso de las mascarillas en tanto no estén consumiendo”. Cabe destacar que los agentes suelen hacer “bastante hincapié en que las personas que esperan su turno lo hagan con las mascarillas puestas”.

Por su parte, José Merlo, de la cervecería ‘Gorila’, asegura que “el volumen de gente que se pasó por la plaza Plateros durante el fin de semana fue enorme, especialmente el sábado y el domingo, que fueron brutales. Poco después del mediodía la terraza ya estaba llena, algo que no es habitual a esa hora para como están las circunstancias. Con los horarios de cierre, los clientes tenían en mente aprovechar al máximo la tarde. Ha sido sin duda el mejor fin de semana de toda la pandemia”, concluye José Merlo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios