Antonio Rey | Guitarrista| Entrevista “Este disco me ha servido para comprobar que he nacido para tocar”

  • El músico jerezano acaba de estrenar ‘Flamenco sin fronteras’, su quinto álbum en solitario y en el que cuenta con las colaboraciones de artistas como Pablo Alborán o Selu de El Barrio

Antonio Rey, con su guitarra, sobre el puente de San Francisco. Antonio Rey, con su guitarra, sobre el puente de San Francisco.

Antonio Rey, con su guitarra, sobre el puente de San Francisco.

En medio del caos que ha supuesto la irrupción del Covid-19 en todo el mundo, Antonio Rey acaba de lanzar su quinto disco en solitario. ‘Flamenco sin fronteras’ ha visto la luz plantando cara a la pandemia y decidido a servir de estímulo para recuperar la normalidad dentro del arte, una de las disciplinas que más está sufriendo las consecuencias del coronavirus.

–Ha sido usted valiente sacando un disco en plena crisis mundial...

–La verdad es que sí, pero como ya estaba todo preparado para que saliera, decidimos dar el paso adelante. Para todos los artistas esta pandemia está siendo una pesadilla, y en mi caso también, porque tenía programado un año muy interesante y muchas cosas se han caído. Es una época dura, se ha ido mucha gente, y bueno, creo que hay que mirar adelante con atrevimiento. Ojalá poco a poco podamos volver a vivir como antes. Siempre busco el lado positivo, y esto me ha servido para seguir componiendo y estar más tiempo con mi familia.

–’A través de ti’, ‘Colores de fuego’, Camino al alma’, ‘Dos partes de mí’ y ahora ‘Flamenco sin fronteras’. ¿Qué valoración hace de este último trabajo?

–Bueno, estoy muy contento, pero como siempre digo, soy muy exigente conmigo mismo. Lo soy durante el proceso de grabación, que yo mismo disco que soy una especie de guillotina, todo lo ves mal. Pero bueno, una vez que han pasado ya varios meses desde que lo grabamos, desde la distancia empiezas a valorar lo que has hecho, y la verdad es que estoy satisfecho. Está claro que siempre se puede mejorar, pero estoy contento.

–¿Qué tiene de especial o qué tiene este nuevo disco que no tienen los demás?

–Cada disco tiene su parte especial, y en este caso creo que es el tema que he grabado con Pablo Alborán, ‘Un sueño contigo’, y que está dedicado a mi hija Alma. Para mí es muy especial porque se han juntado muchas cosas. Primero que es para hija, pero también que es un lujo grabar un tema con un artista como Pablo Alborán, más si cabe si es una composición suya. Es una balada pop.

–Ya que habla de las colaboraciones, también encontramos un tema con José Luis Figuereo de El Barrio....

–Sí, ese es otro de los grandes lujos de este disco, con el que, en realidad, he buscado abrir mi música un poco más, que llegue a todas esas personas no conocen o no entienden el flamenco, por eso le hemos llamado ‘Flamenco sin fronteras’. Creo que para que te guste un tema no hace falta entenderlo, y bueno eso es lo que he intentado conseguir. Con el Selu he grabado ‘Ximena’, que es una especie de fandango pero muy al estilo de El Barrio. Además, es un tema que está dedicado a la hija del productor del disco, Freddy Cortés.

–La presencia de artistas de este bagaje, como Alborán y El Selu, ¿es un síntoma de que Antonio Rey es cada vez más respetado como músico?

–Bueno, no lo sé. Yo siempre he tratado de que mis sueños no se caigan, y mis sueños persiguen ser un guitarrista de concierto y vivir de mi música. Pero claro, hay mucha gente que lo intenta y luego tira la toalla porque no es fácil. Para seguir ahí, hay que hacer un gran esfuerzo, económico y físico, y bueno, al menos después de este disco sé que he nacido para tocar y para seguir creando para todos mis seguidores que esperan cosas nuevas.

–De cualquier forma, no se ha alejado de su línea habitual...

–Claro que no, es lo que sé hacer. He tocado por farrucas, por fandangos, alegrías, por bulerías...pero también he hecho una balada, un bolero, una pieza clásica...en fin, creo que es muy completo.

–Veo también que hay dedicatorias en el disco a dos personas que han marcado tu vida como guitarrista, su padre y Paco de Lucía...

–Sí, a mi padre le he dedicado una farruca, que se llama ‘A mi padre Tony Rey’, y al maestro le he dedicado ‘Frente al mar’. Mi padre es un guitarristas flamenco tradicional, le gustan muchos las cosas de raíz y quizás este sea el tema más ortodoxo que está en este disco.

–El álbum ha sido una especie de ‘inquilino del mundo’, como diría Diego Carrasco, porque se ha grabado en varias partes, ¿no?

–(Risas) Sí, eso es porque la guitarra, las palmas y las percusiones las hemos grabado en Jerez, con Carlos Grilo, Manuel Montoya, Ané Carrasco, Paquito Vega, Ale Fernández, Paquito González, Piraña y Carlitos Merino. También las voces de mi sobrino José Rey y mi hermana Mara Rey, el violín de Thomas Potiron, el zapateado de Óscar de los Reyes y el bajo de Manolo Nieto. Y cuando estaba todo grabado lo hemos mezclado y masterizado en San Francisco, porque estoy trabajando con una compañía de Estados Unidos, que es también la que me está llevando la gira allí. De hecho, me han dado el visado de un año porque estoy yendo y viniendo mucho. Creo que poco a poco estoy abriendo bastante camino por allí.

–Usted y su familia han tenido siempre una gran vinculación con Méjico, sin embargo con Norteamérica no tanto....

–Sí, la verdad es que en Estados Unidos no había tenido muchas oportunidades de ir. Había estado hace poco por Richard Bonna y con la compañía de Farruquito en California hace muchos años, pero poco más y nunca tocando solo. Conocí en Algeciras, en el festival que le dedica todos los años a Paco de Lucía, a Catherine Díaz y Eddie Díaz, que son mis mánagers, y hemos tenido muy buena química. Estados Unidos es un país genial para las oportunidades, para la música, el respeto a la cultura, y donde hay una gran afición por el flamenco. Espero que poco a poco pueda ir teniendo más presencia allí.

–¿Cree usted que habrá un antes y un después del Covid-19 para los artistas?

–Hombre, el hambre tienen memoria y los músicos estamos ahora viviendo una etapa para la que no estábamos preparado, ni los músicos ni nadie, y ya se sabe, el que no haya guardado dos reales, se la está viendo y se la está deseando ahora mismo. Espero, como he dicho, que poco a poco podamos tomar aire. En mi caso, tengo previsto ir en octubre a Japón y también espero estar en la Bienal de Sevilla. Yo no puedo estar sin escenario y sin tocar, porque me muero.

–Cuando alguien tiene unos doce mil oyentes mensuales en Spotify, ¿qué piensa?

–La verdad es que ese dato no lo sabía hasta hace unos días, y cuando lo vi me dio hasta ‘jindama’. De lo que sí me doy cuenta es que todo es producto de las cosas que te van pasando en la vida, como haber tocado con el maestro Paco de Lucía, con Richard Bonna...todo eso, sin querer, tu nombre se va conociendo, y bueno, uno ya no toca pa cuatro, toca pa más y eso también significa mayor responsabilidad.

–¿Le veremos en Jerez presentando su disco?

–Hombre esa es la idea. En el momento en que haya hueco y pase todo esto, intentaremos presentar ‘Flamenco sin fronteras’.

Catherine y Eddie Díaz, junto a Antonio Rey en el estudio el Cerrito. Catherine y Eddie Díaz, junto a Antonio Rey en el estudio el Cerrito.

Catherine y Eddie Díaz, junto a Antonio Rey en el estudio el Cerrito.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios