Bodegas

Hasta el diseño, todo es Finos Palmas

  • La Colección Tío Pepe Finos Palmas de González Byass es reconocida con el premio al mejor packaging en la última edición del International Wine Challenge Merchant Awards Spain

Colección Tio Pepe Finos Palmas sobre la duela de bota jerezana tallada a mano en la que se presentan estas cuatro joyas enológicas. Colección Tio Pepe Finos Palmas sobre la duela de bota jerezana tallada a mano en la que se presentan estas cuatro joyas enológicas.

Colección Tio Pepe Finos Palmas sobre la duela de bota jerezana tallada a mano en la que se presentan estas cuatro joyas enológicas.

La Colección Tío Pepe Finos Palmas ha cosechado un nuevo triunfo que en esta ocasión viene avalado por el diseño de su packaging, premiado como el mejor del año en el International Wine Challenge Merchant Awards Spain. El jurado de la competición, integrado por importantes profesionales del sector, ha reconocido con este galardón la singularidad y calidad del diseño histórico que presentan estos vinos de Jerez excepcionales.

La imagen de la Colección Tío Pepe Finos Palmas o de las edades del Tío Pepe, como suele definirla el enólogo de la bodega jerezana, Antonio Flores, está basada en etiquetas conservadas en el Archivo Histórico de González Byass que, tras un proceso minucioso de diseño, se han adaptado para vestir esta singular colección.

La composición incorpora medallas conmemorativas de exposiciones universales y diplomas de honor, así como sellos heráldicos, que destacan por los oros metálicos aplicados en la impresión. Además, la colección de estos cuatro vinos se presenta sobre una duela de bota jerezana tallada a mano con los signos de las ‘Palmas’, denominación que, como ilustra Manuel María González-Gordon en el libro ‘Jerez-Xerez-Sherry’, se aplica a aquellos vinos finos que se distinguen notablemente por su “limpieza, finura y delicadeza en el aroma”, siendo el número de palmas proporcional a su grado de vejez.

Según explica González Byass en un comunicado, el diseño refleja la esencia de la Colección Tío Pepe Finos Palmas, cuatro vinos de Jerez con los que la bodega ha recuperado una tipología y ha innovado mirando al pasado. Cuatro joyas de Jerez únicas que muestran la capacidad de evolucionar en el tiempo del Fino más universal: Tío Pepe.

Diez años de Finos Palmas

La Colección Tío Pepe Finos Palmas ha cumplido este año una década de selección y clasificación en bodega, labor que realiza Antonio Flores para mostrar al mundo la capacidad de evolucionar en el tiempo del Tío Pepe.

En cada edición de esta Colección, Antonio Flores ha contado con la colaboración de una destacada figura del mundo del vino, honor que para la saca de este año ha recaído en Ferrán Centelles, sumiller y Drinks Manager de El Bulli Foundation, quien ha acompañado al enólogo de González Byass en el viaje en el tiempo por la bodega en busca de aquellos vinos que reflejaran el potencial de la crianza biológica y su fantástica evolución en la bota.

El trabajo de ambos, según indicó la bodega con motivo de la presentación a principios de diciembre de la décima edición, ha dado como resultado una saca que se caracteriza por su elegantes matices, finura, profundidad y sapidez. Una saca en la que la vida llegó a las botas de la Gran Bodega Tío Pepe que guardaban los finos Una Palma y Dos Palmas en forma de un manto blanco y contundente, que les otorgó su singular carácter a Tío Pepe. En la bodega La Constancia, Tío Pepe Tres Palmas ha conservado su genuina personalidad intacta y Cuatro Palmas, también procedente de las botas de esta bodega, ha envejecido con nobleza para mostrarse como un perfume inagotable que concentra todo.

Los Tío Pepe Finos Palmas tienen ediciones limitadas que en el caso de Una Palma, procedente de dos botas, apenas alcance las 3.000 botellas, reduciéndose a 2.000 botellas en el Dos Palmas, salido también de únicamente dos botas; 1.000 botellas en el Tres Palmas, de una única bota seleccionada de un fino amontillado llevado al límite y del velo de flor; y 500 botellas del Cuatro Palmas, un amontillado viejísimo de una sola bota con 53 años de envejecimiento considerado del ‘Mejor vino del mundo’ en la edición de 2019 del International Wine Challenge.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios