Bebidas espirituosas

Las edades del brandy

  • El nuevo reglamento europeo de bebidas espirituosas reconoce el sistema de criaderas y soleras

  • El Brandy de Jerez da un paso decisivo para poder reflejar en el etiquetado el tiempo de envejecimiento medio

Botas de Brandy de Jerez dispuestas por el tradicional sistema de criaderas y soleras para su envejecimiento.

Botas de Brandy de Jerez dispuestas por el tradicional sistema de criaderas y soleras para su envejecimiento.

Falta el último peldaño, pero ya casi se puede tocar con los dedos. El brandy español y portugués –y por extensión el Brandy de Jerez– han dado un paso decisivo para poder reflejar en su etiquetado la edad media de su envejecimiento, práctica prohibida hasta la fecha por el reglamento europeo de bebidas espirituosas, en fase de modificación.

El también conocido como reglamento 110 establece el principio general del componente más joven, que obliga a reseñar en los destilados de mezcla el de más reciente incorporación, sin tener en cuenta que en el sistema de criaderas y soleras característico de los vinos y brandies de Jerez, la proporción se diluye conforme avanzan las escalas de envejecimiento, hasta quedar reducida la presencia del componente más joven en la solera de la que se realiza la saca para el embotellado a entre el 2 y el 5%, aproximadamente.

Es decir, el reglamento vigente no hace honor al tiempo que se emplea en el envejecimiento de estos productos antes de su salida al mercado, motivo por el que la industria del brandy español y portugúes vio la oportunidad de activar con la modificación de la norma la posibilidad de incorporar esta excepción.

En el nuevo reglamento, se reconoce expresamente el sistema tradicional de criaderas y soleras, explica César Saldaña, director del Consejo Regulador del Brandy de Jerez, quien detalla que la propuesta ya aprobada por el Consejo de ministros de la UE también prevé la posible derogación del principio del componente más joven para los brandies españoles y portugueses que se elaboran con este sistema, siempre que estén sujetos a controles que garantice los años de envejecimiento.

El responsable de la institución de la bebida espirituosa jerezana explica que para culminar el proceso a fin de poder reflejar en el etiquetado el tiempo de envejecimiento medio, el texto establece que la derogación debe activarse por acto delegado.

La definición del sistema de criaderas y soleras, y sus elementos esenciales, se recoge en el Anexo IV del reglamento con el que se cierra el modelo aprobado, en el que también se explica cómo se realiza el cálculo del envejecimiento medio, señala Saldaña, quien confía en que el nuevo texto que sustituye al reglamento 110 pueda ver la luz con su publicación en el Diario Oficial de la Unión Europea (DOUE) en el primer trimestre de este año, para lo que antes deberá ser aprobado por el plenario del Parlamento, posiblemente en febrero.

En 1989, cuando España se incorporó a la UE, ya se habló de la excepcionalidad de las categorías Solera, Solera Reserva y Solera Gran Reserva con idea de poder hacer referencia algún día a las edades del Brandy de Jerez en la etiqueta. Estas categorías se establecen, precisamente, en función del tiempo medio de envejecimiento, que en este caso se corresponden con al menos seis meses en el Solera, un año en el Solera Reserva y tres años en el Gran Reserva, aunque en este última categoría es frecuente que se excedan con muchos los años de vejez promedio, hasta rebasar fácilmente los 12, 15 o 18 años y, en algunos casos, hasta superar incluso el medio siglo.

Europa permitió la excepción hasta la entrada en vigor en 2008 del reglamento 110, cuya modificación no ha sido tarea fácil por la oposición al modelo aprobado durante la negociación de algunos Estados Miembros y de los representantes de otras bebidas espirituosas, en particular la Scotch Whisky Association.

Finalmente se impuso el criterio defendido por la industria española y portuguesa del brandy, que hicieron ver a los detractores que el sistema de criaderas y soleras no es de mezclas en sí, sino de envejecimiento de mezclas, indica el director del Consejo del Brandy de Jerez, quien apostilla que aunque “no lo hemos conseguido aún, estamos infinitamente mejor de como estábamos”.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios