Inicio del curso escolar 20/21 El Covid reduce las matrículas de las guarderías en un 23%

  • El nuevo curso comienza con muchas cancelaciones de plazas y bastantes familias esperando la evolución de la pandemia

  • Estrictas medidas de seguridad en los centros y en los accesos a éstos

Una de las aulas del CEI El Golfillo en la mañana de ayer. Una de las aulas del CEI El Golfillo en la mañana de ayer.

Una de las aulas del CEI El Golfillo en la mañana de ayer.

El curso 2020/21 comenzó oficialmente en la jornada de ayer con la apertura de las aulas en el Primer Ciclo de Infantil, es decir, para los pequeños con edades que van de los 0 a los 3 años.

Según los datos de la delegación territorial de Educación, en Jerez se han ofertado para este curso un total de 1.798 plazas en los distintos centros públicos o conveniados, en las cuales se han matriculado 1.386, o sea, el 77% de ocupación.

Este descenso en las matriculaciones tiene como origen fundamental en el miedo y la inseguridad de muchas familias respecto a la pandemia, de ahí que en los últimos días, según han confirmado desde distintos centros educativos de Primer Ciclo, ha habido un notable número de anulaciones.

Asimismo, en este primer día de curso, según han reconocido algunos responsables de centros, ha habido también muchas ausencias, en muchos casos “porque están a la espera de ver cómo evolucionan estos primeros días, y en otros porque tienen hermanos mayores y han optado por no empezar hasta que arranquen también los colegios”, explica Luis Gallegos, responsable del CEI El Golfillo.

Uno de los accesos al centro educativo El Golfillo. Uno de los accesos al centro educativo El Golfillo.

Uno de los accesos al centro educativo El Golfillo. / Manuel Aranda

Esta misma razón la aporta Francisco Zamarrón, del CEI Lolita, que asegura que muchas familias “ya nos han dicho que hasta el 15 o el 20 no vendrán, o que si la cosa empeora anularán la matrícula”.

El regreso a las aulas para los más pequeños casi seis meses después transcurrió con normalidad, aunque con bastantes medidas de seguridad, no en vano, la totalidad de centros han preparado (algunos ciñiéndose a las directrices de la Junta y otros yendo mucho más allá) un estricto protocolo de actuación para esta situación. En dicho protocolo se pide, además del lavado de manos a los más pequeños (no se recomienda el uso de geles hidroalcohólicos por su corta edad) o el lavado diario de la ropa.

Además, como ocurre ya en muchos lugares, se han establecido diferentes vías de acceso a las instalaciones, y en muchos casos, un horario concreto para el alumnado, tratando de evitar, de esta forma, el contacto entre padres y madres (que deben acudir sólo uno de ellos y con mascarillas), cuyo acceso a las ‘pequeñas’ burbujas en las que se han convertido las clases está bastante restringido.

Este hecho ha provocado que las entradas y salidas de los pequeños hayan sido especialmente lentas “pero es algo a lo que nos tenemos que acostumbrar”, aseguran desde El Golfillo.

Asimismo, el hecho de que los padres y madres no hayan podido acceder a los centros y llevar a cabo el tradicional periodo de adaptación en algunos CEI “ha sido duro, la verdad, porque la presencia de los papás en el aula es importante los primeros días”, apunta Francisco Zamarrón.

Muchos centros han optado por separar al alumnado estableciendo los denominados grupos de convivencia escolar, de tal forma que cada clase y todo lo que en ella se encuentra (desde juguetes o material que puedan utilizar a diario) será para uso exclusivo de este grupo de pequeños.

En otros casos, al menos mientras el tiempo y las instalaciones lo permitan, se ha optado por sacar las clases al aire libre evitando así convivir en sitios cerrados.

Del mismo modo, se han aumentado consideblemente las labores de desinfección y limpieza de los distintos centros, algo fundamental para evitar sorpresas.

A nivel provincial, la Junta ha señalado que desde ayer se ha reabierto el periodo para solicitar plazas en estos centros. Además, el delegado territorial de Educación, Miguel Andréu, envió ayer, en la presentación del curso en San Fernando, un mensaje de “tranquilidad y confianza a las familias”, dentro de la “lógica preocupación por la situación generada por la pandemia”.

En este sentido, Andréu explicó que se han adoptado todas las medidas de seguridad recomendadas por las autoridades sanitarias “para que la vuelta a las aulas de los más pequeños sea fiable, pero sin olvidar que el riesgo cero no existe”.

En la provincia de Cádiz, el número de plazas ofertadas ha sido de 11.676 , de las cuales han comenzado el curso escolar 8.400.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios