Fin del cierre perimetral

“Todos los bares del centro reabrirán”

  • Los hosteleros consideran que fin del cierre perimetral permitirá que retornen los visitantes de la provincia y que el flujo que generan bodegas y Real Escuela vuelva a dejarse notar

Un camarero en una terraza de la calle Lancería. Un camarero en una terraza de la calle Lancería.

Un camarero en una terraza de la calle Lancería. / Pascual

El inminente fin del confinamiento perimetral de Jerez “tiene dos caras”, recuerda desde Horeca su presidente, Antonio de María, ya que “es comprensible que mucha gente comience a moverse de nuevo entre localidades, especialmente cuando es previsible que todas las grandes ciudades de la provincia estén abiertas”, pero de otro lado “habrá una parte de clientes que se perderán en la hostelería local”, la cual se ha movido desde hace semanas por los establecimientos locales cuando han podido estar abiertos.

La apertura de las 'fronteras' jerezanas será especialmente perceptible para la hostelería los fines de semana “cuando de media un 25% de los clientes que son atendidos proceden de otras localidades de la provincia”. En los días de entresemana el impacto será mucho menor. Para De María se trata sobre todo de “un cable que le llega a la hostelería al que pueda asirse después de meses y meses tremendamente malos” si bien no se va a tratar, destaca, de una solución definitiva.

Si algo está claro es que cuando se pueda salir y entrar en Jerez libremente los grandes beneficiados van a ser sobre todo los comercios (especialmente de las grandes superficies) así como los hoteles, cerrados en su mayor parte, que tras optar solamente a los desplazamientos por trabajo van a poder echar mano de aquellas personas que decidan pasar un fin de semana en Jerez en una especie de incipiente turismo.

“No tememos que los jerezanos salgan en masa pues de fuera vendrán otros clientes”

Francisco Díaz, portavoz de Horeca en Jerez, considera que el hecho de “que acabe el cierre perimetral de Jerez es especialmente importante ya que va a permitir que casi todos los negocios hosteleros que están cerrados en la actualidad reabran sus puertas”. Valga destacar que tras obtener permiso gobernativo para abrir sus puertas el pasado miércoles uno de cada tres bares y restaurantes del centro prefirieron mantenerse cerrados ante la certeza de que en las actuales condiciones de trabajo (horario restringido y aforos limitados en terrazas e interior) era imposible hacer la caja necesaria sin sufrir pérdidas.

“Para el centro es importante que venga gente de fuera, aunque sea de la provincia, que el Alcázar y la Real Escuela vuelva a poder funcionar aunque sea bajo mínimos pues todo ello depara visitantes, al igual que las visitas a las bodegas”. Díaz, según dice, no teme que los jerezanos salgan en masa de la ciudad los fines de semana ya que “las personas que salgan van a tener repuesto en las que se acerquen a pasar el día a Jerez”. “Ciertamente, la reapertura de la ciudad nos viene como agua de mayo”, concluye.

Taxistas esperan clientes en la parada del aeropuerto. Taxistas esperan clientes en la parada del aeropuerto.

Taxistas esperan clientes en la parada del aeropuerto. / Pascual

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios