Industria

Fondos europeos para que Jerez tenga por fin un polo aeronáutico

Un avión despegando del Aeropuerto de Jerez.

Un avión despegando del Aeropuerto de Jerez. / Manuel Aranda

Junta de Andalucía y Ayuntamiento de Jerez pretenden facilitar la implantación de nuevas empresas dedicadas al sector aeronáutico en la ciudad. Para ello, en la mañana de este lunes, responsables de ambas administraciones mantuvieron un encuentro con representantes de este sector (empresas, entidades y asociaciones empresariales) para presentarles el proyecto ‘Hub Aeronáutico Net Zero de Jerez’, una herramienta con la que se pretenden captar fondos europeos para incentivar el crecimiento de esta actividad en Jerez.

El objetivo no es otro que hacer realidad un viejo proyecto de crear un polo aeronáutico en el entorno del Aeropuerto. Así, hace unos años, se implantó en terrenos aeroportuarios la firma Airtificial (antes llamada Carbures), dedicada la fabricación de piezas de fibra de carbono vinculadas a la aviación. Y en 2020, la Junta de Andalucía promovió la implantación de una planta de desguace y mantenimiento de aviones por parte de la compañía Willis Lease, un proyecto que acabó descartándose ya que pretendía instalar un 'cementerio de aviones' con una enorme necesidad de suelo que hubiera limitado la implantación de otro tipo de instalaciones.

Ahora, se pretende promover un ‘hub’ aeronáutico en el entorno de la terminal jerezana aprovechando el denominado Fondo de Transición Justa (FTJ), un nuevo instrumento de cohesión territorial financiado por la Unión Europea para mitigar los efectos negativos de la transición climática, prestando apoyo a los territorios más perjudicados. A principios del pasado mes de febrero, la Consejería de Industria, Energía y Minas aprobó un decreto para la regulación de estas ayudas, que estarán enfocadas fundamentalmente a la promoción industrial en las provincias de Cádiz, Córdoba y Almería.

De este modo, para que Jerez pueda ser subvencionable, se ha diseñado el proyecto de ‘hub’ aeronáutico puesto que esta actividad está encuadrada dentro de las posibles beneficiarias en las distintas convocatorias que a lo largo de los próximos años deberá realizar el organismo autonómico con cargo a estos fondos.

Por ello, en la reunión con el sector celebrada este jueves ha sido una “primera reunión técnica”, según lo apuntado por la alcaldesa jerezana, María José García-Pelayo, para presentarles el proyecto y mostrar las líneas de actividad que pueden ser subvencionables. Al encuentro también acudieron las viceconsejeras de Industria e Universidades, Ana María Vielba y Lorena Garrido, respectivamente. En futuras convocatorias, serán las empresas las que podrán presentar sus propuestas para recibir estos fondos, que se cuantifican en unos 78 millones de euros, según lo apuntado por el Ayuntamiento. También cabe la posibilidad de que las administraciones también puedan hacerlo, aunque, por el momento, el Ayuntamiento no contempla esta posibilidad. 

Un instante de la reunión sobre el 'hub' aeronáutico celebrada en el Ayuntamiento. Un instante de la reunión sobre el 'hub' aeronáutico celebrada en el Ayuntamiento.

Un instante de la reunión sobre el 'hub' aeronáutico celebrada en el Ayuntamiento.

Unos “terrenos muertos” al lado del Aeropuerto

El planteamiento es que estas ayudas sirvan para que las empresas aeronáuticas se puedan implantar en los alrededores del Aeropuerto para desarrollar proyectos vinculados a combustibles sostenibles para la aviación, el uso de nuevos materiales o mejoras en el mantenimiento, reparación y operaciones de aviones (MRO).

Con esto se pretenden poner en valor suelos que actualmente están sin desarrollar, “unos suelos muertos”, según palabras de la alcaldesa. Actualmente, el Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) de Jerez establece dos grandes bolsas de suelo en el entorno aeroportuario. Por un lado, la unidad denominada Dehesa de Siles II es una extensión de unas 98 hectáreas situadas entre el Aeropuerto y el Parque Tecnológico Agroalimentario (PTA), un enclave declarado como suelo urbanizable, pero que aún no se ha desarrollado.

Por otro lado, en el paraje de La Jerezana, una gran bolsa de suelo de unos 540.000 metros cuadrados situada a ambas márgenes de la N-346, la carretera de acceso al Aeropuerto, también hay una gran reserva para la implantación de actividades económicas. Ahora bien, este enclave está catalogado urbanísticamente como suelo urbanizable no sectorizado, por lo que su puesta en carga sería algo más compleja.

Ahora bien, estos suelos, que tendrían que ser promovidos por iniciativa municipal, no son los únicos de carácter productivo en el entorno del Aeropuerto. Dentro de la denominada zona aeroportuaria, donde es el Ministerio de Transportes donde tiene competencias, hay una reserva de 34 hectáreas al sur de la terminal destinada para el desarrollo de actividades complementarias —en esos suelos es donde, por ejemplo, está la planta de Airtificial—. En esta zona también se pueden implantar actividades “relacionadas con el tráfico aeroportuario, por la naturaleza de los servicios que presten a los usuarios del aeropuerto o por el volumen de los tráficos aéreos que generen”, según se recoge en el Plan Director del Aeropuerto de Jerez actualmente en vigor.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios