Funeral del conde de Peraleja

El campo español y de la provincia pierde a "un gran señor"

  • El presidente de Asaja Nacional y el ex presidente de Asaja-Cádiz destacan la valía personal y profesional del conde de Peraleja, fallecido el lunes a los 85 años de edad

Llegada del coche fúnebre con los restos mortales de Luis López de Carrizosa Domecq a la iglesia de San Marcos en la que se ha oficiado el funeral. Llegada del coche fúnebre con los restos mortales de Luis López de Carrizosa Domecq a la iglesia de San Marcos en la que se ha oficiado el funeral.

Llegada del coche fúnebre con los restos mortales de Luis López de Carrizosa Domecq a la iglesia de San Marcos en la que se ha oficiado el funeral. / Miguel Ángel González

El empresario agrícola José Bohórquez ha recordado este martes la estrecha y profunda amistad que le unía a Luis López de Carrizosa, “actor principal de los intereses agrícolas y ganaderos de la provincia de forma totalmente desinteresada y con planteamientos muy inteligentes, que le llevaron a ser el máximo responsable en España de la remolacha, dentro de la que tenía reconocida su autoridad moral en la materia”.

Bohórquez, cofundador junto al conde de Peraleja en la provincia de la asociación agraria Asaga –hoy día Asaja-Cádiz– ha manifestado su hondo pesar por la pérdida de “una persona sencilla y modesta, que nunca ha alardeado de sus logros en su muy peleada labor sindical y que se lo merecía todo”.

El también ex presidente de la Cámara Agraria de Cádiz, de Asaja-Andalucía y procurador de Cortes ha expresado su gran pesar por la muerte de su “amigo de la infancia” hacia el que tuvo palabras de agradecimiento.

El presidente nacional de Asaja, Pedro Barato, se ha unido a las condolencias por el fallecimiento de Luis López de Carrizosa Domecq, conde de Peraleja, al que consideraba “un gran maestro y una gran persona” que “nos ha hecho vivir, convivir, disfrutar y aprender”.

“Tenía una magnífica relación con Luis, una persona de la que aprendí mucho y un pionero del asociacionismo y de la defensa del mundo empresarial en dos vertientes: la de Asaja y la Confederación Nacional Remolachera, de un lado, y de otro, la ganadera, donde tuve la oportunidad de aprender mucho tras coincidir todos los años en ferias como la de Salamanca”.

Para Barato, como responsable agrario, como ganadero y como persona, el conde de Peraleja “dio mucho por los demás en momentos muy complicados de la vida agraria -se conocieron a principios de la década de los 2000- y creo que el sector le debe mucho de lo que tenemos ahora para lo poco que teníamos entonces por su visión global del mundo agrícola y sus inquietudes sobre la Unión Europea”.

Manuel Vázquez, ex presidente de Asaja-Cádiz, expresó igualmente su pesar a la familia López de Carrizosa Caballero por la pérdida de su patriarca, con el que compartió muchas tardes de campo ligadas a la ganadería extensiva y a la tradición cinegética y la montería de la provincia, por las que profesaba una gran afición y pasión. “Se va un gran señor del campo de la provincia, un grande del campo gaditano”, significó Vázquez, al tiempo que destacó la aportación de su apreciado Luis López de Carrizosa a la agricultura y ganadería española, en general, y al sector remolachero, en particular.

No en vano, el ex presidente de Asaja-Cádiz recordó la gran labor del que fuera vicepresidente fundacional de la organización agraria, además de presidente del Grupo Remolachero de Cádiz y de la Confederación Nacional de Cultivadores de Remolacha, donde era "muy respetado y admirado".

Vázquez subrayó igualmente la categoría personal y profesional del conde de Peraleja, con cuyo asesoramiento contó durante su etapa presidencial en Asaja-Cádiz como vicepresidente de libre designación. Y es que Luis López de Carrizosa Domecq siempre estuvo vinculado a la organización agraria y a sus órganos de gobierno, donde despuntó como "una persona cariñosa, comprensiva y que daba muy buenos consejos".

"Ha sido un gran pilar del asociacionismo agrario español", enfatizó Vázquez, consternado por la pérdida de "una persona con la que siento que tengo una gran deuda por no haber sabido reconocerle en vida todos sus méritos como agricultor y ganadero, pero también como persona sencilla, cercana y alejada de las apariencias".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios