Jerez

González Byass completa su gama de vermouths con ‘La Copa Reserva’

  • La bodega presenta una nueva versión del genuino aperitivo jerezano que se une a ‘La Copa Rojo’, ‘Blanco’ y ‘Extra Seco’

Botella de 'La Copa Reserva', el cuarto miembro de la gama de vermouths de González Byass. Botella de 'La Copa Reserva', el cuarto miembro de la gama de vermouths de González Byass.

Botella de 'La Copa Reserva', el cuarto miembro de la gama de vermouths de González Byass.

Las primeras referencias de vermouth en González Byass datan de 1896. Hoy, 123 años más tarde se presenta ‘La Copa Reserva’, un genuino vermouth jerezano que se basa en una receta y diseño original que el Archivo Histórico de la bodega ha podido recuperar, más de un siglo después, gracias a la extraordinaria labor de conservación realizada.

La casa del Tío Pepe completa con ‘La Copa Reserva’ su gama de vermouths, tradición que recuperó en el año 2016 con el lanzamiento de ‘La Copa Rojo’, al que posteriormente se unieron ‘La Copa Blanco’ y ‘La Copa Extra Seco’.

‘Vermouth La Copa Reserva’ está elaborado a partir de un perfecto ensamblaje de olorosos y Pedro Ximénez, junto con una cuidada selección de aromas como ajenjo, clavo, naranja amarga, canela, nuez moscada, ajedrea y quina.

Esta delicada elaboración se completa con un envejecimiento en botas de roble americano, cuidadosamente seleccionadas en bodega y envinadas con nobles Olorosos, durante 12 meses, detalla la bodega jerezana en un comunicado.

Este aperitivo, que resulta perfecto para recuperar la clásica ‘hora del vermut’, es de color caoba y ofrece un profundo aroma especiado donde se acentúan notas de pasas, vainilla, clavo y canela que se funden en un elegante amargor final fruto del noble aporte del roble. En boca, su suavidad y elegancia recuerdan su origen de Jerez.

Como ya sucediera con el resto de la gama, para elaborar este vermouth, González Byass solo ha tenido que mirar al pasado y recuperar la tradición de la marca que ya se comercializaba en el siglo XIX. Además, ‘La Copa’ fue el hierro con el que se marcaba el ganado del Marqués de Torresoto y los elegantes caballos tres sangres, anglo-hispano-árabes, que su hijo menor, Fernando, desarrolló posteriormente

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios