Jerez

Una 'influencer' de la vida familiar

  • Paloma Fernández de Mesa supera los 29.000 seguidores en Instagram, perfil en el que publica imágenes de su familia y da consejos sobre cómo organizarse con cinco hijos

Paloma Fernández de Mesa, días atrás. Paloma Fernández de Mesa, días atrás.

Paloma Fernández de Mesa, días atrás. / Vanesa Lobo

966 publicaciones y 29.200 seguidores en Instagram. Paloma Fernández de Mesa nunca pensó que su cuenta de la red social la convertiría en una 'influencer', una persona con credibilidad sobre un tema concreto y en una comunidad determinada.

Nació en Ferrol, pero Paloma ha vivido en Cartagena, Madrid, Londres... Y ahora trabaja en Jerez: "A mi marido lo destinaron aquí y llevamos 13 años viviendo en El Puerto".

"Siempre he tenido el perfil cerrado y mi entorno siempre me preguntaba cómo me organizaba –tiene cinco hijos–, dónde me compraba la ropa... Y una prima que tiene una cuenta abierta relacionada con la cocina me animó a abrirme una porque mi perfil gustaba", relata Paloma.

Fue abrir la cuenta hace un par de años y "empezó a seguirme mucha gente". "Cada vez ha ido a más, me han llamado marcas de publicidad y tengo seguidores de Francia, Chile, Argentina, Méjico... He hecho lo mismo que antes, pero con el perfil abierto y consciente de que me comunico ante mucha más personas", señala la influencer.

Hace unos días lanzó a sus seguidores la pregunta de qué buscaban en su perfil:"Y a raíz de sus respuestas llego a la conclusión de que les gusta mi estilo de vida, que demuestro valores, la organización familiar...". Un ejemplo, "con el tema de publicidad tengo mucho cuidado sobre qué es lo que quiero mostrar. Me gusta la vida sana y los productos que no concuerden con ella no los aconsejo. La gente confía en lo que les digo, por eso no quiero mentir".

No se considera una 'instamami' –perfil que ha inundado la red en los últimos años–, "porque no quiero estar continuamente subiendo stories contando lo que hago yo o mis hijos. No. El día a día es algo personal, los niños se pelean, gritan... No quiero contar mi vida, mi objetivo es más bien ayudar a la gente con lo que yo hago con normalidad".

Gracias a esa actitud reconoce que tener más de 29.000 seguidores de todo el mundo "no me ha cambiado la vida. En este último año ha empezado a subir el número de seguidores de forma increíble. Me gustan los perfiles naturales, no quiero el materialismo, enseñando modelitos... No quiero ser un referente en este sentido". 

"A mi familia le parece bien, les gusta. Todas las fotos que publico se las enseño, no quiero que mis hijos en unos años vean algo desagradable. Tengo mucho cuidado con lo que publico de ellos, y creo que cuando vayan creciendo siempre les gustará la información que subo", subraya.

Etiquetas

,

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios