Aurelia María Romero Coloma. Abogada de familia

"La mujer está más preparada por lo general para educar al hijo que el padre"

  • La doctora en Derecho analiza las ventajas, inconvenientes y posibilidades de aplicar la custodia compartida dentro del ciclo de charlas organizado por el Forum Astense en la Escuela de Hostelería

-¿Cómo está ahora mismo en España la aplicación de la custodia compartida?

-Actualmente, en un noventa por ciento de los casos, la custodia se suele conceder sólo a la madre y el padre lo que va a tener es un régimen de visitas salvo circunstancias excepcionales.

-¿Cuáles son las ventajas de este sistema?

-La custodia compartida se regula por primera vez en 2005, pero se regula deprisa y como consecuencia de esas prisas, mal, con una serie de parcheos, pero sus ventajas son muchas. La primera de ellas sería que los hijos, por regla general, quieren y necesitan, desde el punto de vista psicológico, estar con su madre y su padre. El hecho de que se conceda siempre la custodia a la madre es un descalabro en el sentido afectivo y emocional tanto para el hijo como para su padre, que se ve postergado de sus derechos y obligaciones parentales. Otra ventaja es que el niño no se desligará de uno de los progenitores y la toma de decisiones sobre asuntos como por ejemplo actividades extraescolares será en común.

-¿Y si hay desacuerdo en esa toma de decisiones?

-Ahí está uno de los inconvenientes. Hay veces en que la custodia compartida no se puede conceder porque los progenitores tienen unas diferencias y rencores tan enormes que son incapaces de postergar esos enfrentamientos en aras del beneficio del hijo y cuando esto sucede no es factible la custodia compartida. Otra causa por la que no se puede otorgar es cuando hay una distancia geográfica muy grande entre los domicilios de ambos progenitores, en ciudades diferentes por ejemplo. Tampoco lo es cuando uno de los progenitores tiene una profesión que le ocupa la mayor parte del día de forma que no puede atender las necesidades del niño. Otra razón por la que no sería recomendable otorgarla sería cuando un niño un poco más mayor, a partir de diez años, tiene enfrentamiento con uno de los progenitores. En este último caso yo recomendaría que acudieran a un programa de terapia familiar para que intentaran entenderse las partes.

-¿Y cuando un niño no quiere ir con el padre o la madre ni siquiera en régimen de visitas?

-Esto es lo que se llama el juego perverso del régimen de visitas, porque el niño se acostumbra a estar con la madre por ejemplo y cuando llega la hora de la visita al padre, no se acostumbra, pero es porque no tiene asumido el rol del progenitor, porque no le ve a lo largo de la semana con continuidad. De esa manera, el progenitor se está perdiendo la infancia de su hijo.

-¿Ve factible que, en lugar de que sean los niños los que tengan que estar cambiando de casa cada semana, se queden ellos en el domicilio familiar y sean los padres los que tengan que turnarse?

-Esto se ha propuesto. Es verdad que los continuos desplazamientos, sobre todo cuando los niños son muy pequeños, es contraproducente para los hijos porque eso les confunde. Es complicado que sean los padres los que cambien de domicilio pero cuando haya oportunidad de hacerlo sí sería conveniente.

-¿Considera justo que, como ha dicho antes, en el noventa por ciento de los casos se otorgue la custodia a la madre?

-Desde el punto de vista emocional, creo que una mujer está más preparada para llevar la educación del hijo que el padre, aunque para el hijo siempre va a ser mejor contar con los dos. La mujer suele tener una afectividad y sensibilidad hacia el hijo 'superior' a la del padre, aunque haya excepciones. Considero que la custodia compartida es lo mejor y creo que el Partido Popular ha dicho que iba a hacer una nueva ley sobre este tema. En mi opinión se puede hacer una ley mejor, más matizada.

-¿Qué les diría a las asociaciones de padres que se sienten agraviados por el hecho de que en el noventa por ciento de los casos se le de la custodia a la madre?

-Les diría que durante muchos años en este país ha habido un dominio del hombre sobre la mujer espantoso, pero en derecho de familia el hombre debe pensar que quién mejor que una madre para conocer las necesidades de su hijo. Un niño cuando está enfermo a quien llama es a su madre, no a su padre. Naturalmente que el padre es necesario, pero la infancia creo que debe estar regida por la madre. Si está complementada por el padre, muchísimo mejor. Lo único que pido es que la nueva legislación una estos dos conceptos: el padre y la madre y saquen una ley de custodia compartida que sea mínimamente viable.

-¿Tiene confianza en esta nueva ley?

-A ver si hacemos entre todos una buena normativa sobre custodia compartida, se van llenando los huecos que todavía hay en materia de vivienda, alimentos... y queda desterrado en cierta manera el régimen de visitas, que no parece el más adecuado para el niño, porque el roce hace el cariño. ¿Cómo se puede llevar una relación mínimamente estable y armónica con un régimen de visitas? O hacemos la custodia compartida o tenemos que estirar mucho más el régimen de visitas. Que el régimen de visitas no sea sólo dos días a la semana, algo que, a día de hoy, no se ve en casi ninguna sentencia.

-¿No cree que cuando el niño ya tiene una determinada edad también debe ser tenida en cuenta su opinión?

-Sí, porque generalmente hay una razón de peso cuando quiere estar con uno o con otro, aunque excepto supuestos monstruosos (abusos sexuales, etc.) el niño quiere estar con su padre y con su madre. También hay que tener en cuenta el síndrome de alienación parental, que es cuando un cónyuge pone al niño contra el otro. Cada caso es un mundo.

-¿Cree que influye el hecho de que sea un juez o una jueza a la hora de dictar este tipo de sentencias?

-Puede influir, porque la mujer es más perceptiva, hacemos mejor la psicología. El hombre se suele quedar más en la superficie. También lo hará, pero de otra forma. Yo creo que la mujer es más sensible en la percepción de estos temas.

-¿Está influyendo mucho la crisis económica en estos asuntos?

-Sí que lo está haciendo, porque un divorcio es caro, sobre todo si es contencioso y menos cuando es de común acuerdo, así que muchas personas están acudiendo al abogado de oficio. En cuanto a las pensiones de alimentos, estas no suelen ser muy elevadas pero sí se nota mucho en el tema de la vivienda, porque al progenitor le cuesta mucho trabajo pagar otra. Se han dado incluso parejas que han acabado dividiendo la vivienda con un tabique. En este caso al menos sí están cerca de los hijos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios