Cofradías

El obispo Mazuelos Pérez suspende el pleno de hoy mediante decreto

  • El prelado obliga al consejo a “consensuar una solución sin alterar la idiosincrasia” de las cofradías afectadas

Decreto firmado por el obispo Mazuelos Pérez esta misma tarde. Decreto firmado por el obispo Mazuelos Pérez esta misma tarde.

Decreto firmado por el obispo Mazuelos Pérez esta misma tarde. / (Jerez de la Frontera)

El obispo de la Diócesis de Asidonia-Jerez, José Mazuelos Pérez, ha tenido que firmar un decreto por el cual suspende el pleno extraordinario que estaba previsto que se celebrara esta noche en la sede del consejo local de Hermandades y Cofradías. El motivo, como ya se ha ido desgranando en distintas informaciones, se centra en la banda que la hermandad de Jesús Nazareno coloca cada año antecediendo a la cruz de guía de la cofradía. Una banda que perturba el silencio de la cofradía que la antecede -las Sagradas Cinco Llagas- y que contempla un estricto silencio.

La hermandad franciscana ha venido denunciando desde hace ya algunos años que las normas de obligado cumplimiento que cada año se entregan a las cofradías de cara a la Semana Santa, obligan a quitar la banda delante de la cruz de guía de una cofradía en la carrera oficial a no ser que sea la primera en pasar. Una obligación que con esta corporación seráfica no cumple.

Apenas a unas horas para la celebración de la asamblea de los hermanos mayores que iban a debatir sobre la idoneidad de que el Nazareno llevara o quitara la banda tras el cortejo de las Cinco Llagas, finalmente, ha tenido que ser el obispo Mazuelos quien haya suspendido este pleno mediante la firma de un decreto y al que este medio ha tenido acceso. En el mismo, el prelado argumenta que “no es necesario debatir ni determinar o abordar la forma de procesional de una hermandad”.

Por tanto, para Mazuelos Pérez “la Unión de Hermandades no tiene potestad para poner ni quitar elementos propios de la idiosincrasia de una hermandad”. Además, el prelado ahonda en la responsabilidad de la Unión de Hermandades en “favorecer y colaborar en la búsqueda de un consenso entre ambas hermandades, teniendo presente que dicho consenso no puede alterar la idiosincrasia y las reglas de ninguna hermandad”, concluye.

Por tanto, el relato de la banda proseguirá en próximos capítulos. La piedra ahora está en el tejado de Curtidores. Y resta el tiempo para buscar una fórmula que contente a las dos corporaciones de cara a la próxima Madrugada de Jesús.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios