Mensaje del presidente de la junta de andalucía

Ni un paso atrás en Educación

  • José Antonio Griñán felicita al Suplemento de Educación por sus 25 años

 La educación es la mejor herramienta para conquistar el futuro, para el progreso, para forjar más y mejores ciudadanos, con capacidad crítica,  inmunes  al  pensamiento único. De ahí su imprescindible necesidad con o sin crisis. Por eso es fundamental reiterar que la educación no es un gasto, sino una inversión, la mejor que podemos brindar a nuestros conciudadanos y conciudadanas quienes desempeñamos una responsabilidad política. 

La educación es la madre de todas las políticas. Debe permearlo todo y estar por encima de cualquier tijera,  bisturí  o  tentación  de  ajuste  o  recorte. Podemos dejar de hacer una carretera o aplazar su ejecución, pero no podemos permitirnos desacelerar o desinvertir en educación porque ello puede repercutir negativamente en una generación, y eso no lo vamos a permitir. Porque la educación de hoy es el PIB de mañana.

Los andaluces contamos con una educación pública de calidad que, aún en momentos económicos tan difíciles como los actuales, mantiene el 100% de su oferta y prestaciones. En Andalucía no hay recortes en los programas de apoyo y refuerzo al alumnado dirigidos a la mejora de los rendimientos escolares. No reducimos bachilleratos, ni ciclos formativos, ni enseñanzas de idiomas, ni educación permanente..., como ocurre en la mayoría de comunidades autónomas.

No ha resultado fácil preservar el sistema educativo este curso, máxime cuando el Gobierno central ha impuesto un recorte drástico en sus transferencias educativas. Para contrarrestarlo, hemos tenido que priorizar nuestras políticas y los recursos que se han asignado a las distintas consejerías, de forma que solidariamente se han realizado los sacrificios y ajustes oportunos para que la educación no dé ni un paso atrás en lo esencial: garantizar la formación de calidad y la igualdad de oportunidades a todos los andaluces, vivan donde vivan y tengan los ingresos económicos que tengan.

Para garantizar esa calidad es esencial contar con un cuerpo de docentes ajustado a las necesidades de nuestra población escolar. En Andalucía hemos preservado este curso 4 de cada 10 empleos docentes en peligro por la apli-cación del Decreto Wert, que ha obligado a incrementar el horario lectivo del profesorado y a no cubrir las bajas de los centros educativos hasta pasadas dos semanas. En Andalucía no hemos aumentado la ratio de alumnos por aula, lo que nos ha permitido mantener en el sistema educativo a 3.500 profesores.

Mi gratitud, pues, al profesorado, ellos son el auténtico motor del sistema educativo. Un reconocimiento que amplío al conjunto de la comunidad educativa por el gran esfuerzo colectivo que tendrán que hacer este curso en el que asistimos a la mayor regresión de la enseñanza pública de toda la democracia por las decisiones que está adoptando, sin diálogo, el Gobierno central. 

La Junta está resistiendo sus embestidas presupuestarias y legislativas para defender un modelo educativo básicamente público, integrador e inclusivo. Nuestro reto es seguir avanzando en términos académicos y de equidad. Tene-mos que alcanzar los objetivos que marca la Unión Europea y las estadísticas avalan los avances experimentados por Andalucía con la reducción en siete puntos de la tasa de fracaso en los últimos cuatro cursos. 

Andalucía sabe que se juega su futuro en la escuela y por ello la equidad es un pilar irrenunciable del sistema educativo andaluz y una de sus señas de identidad. Así lo corroboran informes internacionales como PISA de la OCDE, que destaca la gran cohesión de nuestro modelo.

En  el  curso  2012/13,  las políticas de apoyo a las familias constituyen    uno   de   los   ejes inversores del Gobierno andaluz, que ha mantenido programas como la gratuidad de libros de  texto para el alumnado de enseñanzas obligatorias, las ayudas al estudio propias como la Beca 6000 y la Beca Segunda Oportunidad (que ha flexibilizado sus requisitos), los precios públicos de Escuelas Infantiles y servicios complementarios de aula matinal, comedor y actividades extraescolares, así como las bonificaciones por razón de renta. 

Hoy mantener no es solo un esfuerzo, es un éxito, porque cuando en otras comunidades se retrocede, en Andalucía no hay pasos atrás. El Gobierno andaluz está haciendo una gestión más austera del gasto. También en educación se realizan ajustes, pero sin afectar a los pilares del sistema: plantillas de profesorado, oferta educativa y apoyo a las familias. 

Frente   al   compromiso   de Andalucía  por  la  escuela  pública,  el  Gobierno  central acaba de presentar una reforma absolutamente regresiva que quiere retrotraer   la   educación   al  modelo caduco de los años 60. El alumnado  será  el  principal perjudicado    por   unas   medidas excluyentes,  elitistas  y  segregadoras,    como    las   reválidas, que seleccionarán prematuramente y expulsarán del sistema a aquellos que presentan dificultades.

Una reforma educativa requiere de un debate sereno y participativo que evite derivas ideológicas, que solo parecen querer maquillar estadísticas sin tener en cuenta el daño que se puede provocar a generaciones de jóvenes.

Por último, mis felicitaciones a este renovado suplemento educativo  de  Diario  de  Jerez por  sus  25  años  de presencia semanal y mi agradecimiento por su imprescindible labor divulgativa y analítica. Es saludable que la rutina educativa, que a tantísima gente afecta, esté presente en los medios de comunicación más allá del titular grueso que solo repara en lo negativo o lo llamativo. 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios