Patrona de Jerez La historia la reconocerá como ‘la corona de Moratalaz’

  • La Patrona recupera una joya que en el año 1968 se prestó a la parroquia de la Merced de Madrid

Nuestra Señora de la Merced con la corona recuperada. Nuestra Señora de la Merced con la corona recuperada.

Nuestra Señora de la Merced con la corona recuperada. / Pascual

El padre Miguel Ángel Aguado ha tenido que ver mucho en la cuestión. Ayer, este periódico publicaba un artículo bajo su firma en el que se detallaba la devolución del préstamo de una corona que la encomienda de los padres mercedarios de Jerez hacía en el año 1968 a la parroquia cuya dedicación se destinaba a la advocación de la Merced. Han sido para el religioso mercedario años de litigio y solicitudes a modo de escritos a la vicaría episcopal del arzobispado de Madrid y a la misma parroquia de la Merced en la zona de Moratalaz. Pero quedaba por contar el momento histórico de la recuperación que se hacía efectiva el pasado mes de diciembre en la misma parroquia madrileña. El sacerdote y párroco de la Merced de Moratalaz, Juan Álvarez, afirma en un artículo publicado en el boletín parroquial que “la generosidad de nuestros hermanos jerezanos no ha parado. Se llevan lo que es suyo en justicia. Pero en generosa caridad, hacen oficial donación de otra preciosa corona y cetro para sustituir a la que han venido a recoger”. Por tanto no fue una recuperación sino un signo de fraternidad como no podía ser de otra manera. Así lo atestiguan los cuatro hermanos de la fraternidad mercedaria que fueron a hacer entrega de la nueva corona, donación de una familia jerezana y el cetro que ha sido costeado por la hermandad del Transporte.

La corona tuvo que ser restaurada y devuelta a su estado original. José Carlos Gutiérrez, vestidor de la Santísima Virgen de la Merced, comenta que “cuando la tuvimos aquí vimos que originariamente llevaba un baño en oro y además necesitaba una restauración”. Así que la devolución ha estado también unida a un restablecimiento a su estado original. Restauración que ha llevado a cabo Ana María Salas, camarera de Nuestra Madre.

El párroco de la Merced de Madrid en su escrito recuerda el detalle que prometió el padre Miguel Ángel Aguado en sus palabras finales. Decía el sacerdote que allá en Jerez, al referirse a esa corona de su Virgen, se referirán a ella como “la corona de Moratalaz”. Bautizada quedará para los anales de la historia, en justicia, tras años de trabajo del religioso jerezano. Sin prisa pero sin pausa ha estado trabajando en lo secreto para que Nuestra Patrona vuelva a lucir parte de su patrimonio histórico. Una presea que llevará sobre sus benditas sienes este año en la procesión con motivo de la celebración de los 70 años del patronazgo canónico.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios