• En paralelo a la planificación hidrológica se está revisando también el plan para la prevención de inundaciones en la cuenca

La recuperación del río

Las riberas del Guadalete se han restaurado pero faltan planes de emergencia

El río Guadalete a la altura del Puente de la Greduela. El río Guadalete a la altura del Puente de la Greduela.

El río Guadalete a la altura del Puente de la Greduela.

Miguel Ángel González

Escrito por

· E. M. Cañas

Redactor

En paralelo a la redacción del nuevo plan hidrológico, la Junta de Andalucía está revisando también la planificación para la prevención de inundaciones en la demarcación hidrográfica conformada por los ríos Guadalete y Barbate. Teóricamente, este documento debería estar finalizado antes de diciembre de este año para su entrada en vigor.

Hasta el momento, el organismo autonómico ha hecho público una evaluación preliminar donde hace balance de lo realizado hasta ahora y fija los objetivos de la próxima planificación.

Según estas planificaciones, en el término municipal jerezano hay definidas desde 2012 dos áreas donde existe un riesgo potencial de inundación: una que se extiende entre la linde del término municipal de Arcos y las inmediaciones de la barriada rural de El Portal (con una extensión de más de 53 kilómetros y 14.700 hectáreas de superficie; y la segunda, entre El Portal y la desembocadura del río ya en El Puerto (de 19 kilómetros y 12.300 hectáreas de extensión total).

Según este avance, en el periodo comprendido entre 2005 y 2017 se tuvieron constancia de 459 siniestros en la zona este del término municipal jerezano; mientras se contabilizaron 408 en la zona oeste (que incluye El Portal o Las Pachecas) y 201 en la zona centro de la ciudad. Como se recordará, las de mayor incidencia se produjeron en Jerez en 2010 y 2013.

Durante los últimos años, la administración autonómica incide en que ha realizado un “importante esfuerzo presupuestario” en la limpieza de cauces y la restauración de las riberas de parte del Guadalete con repoblaciones de vegetación autóctona y eliminación de la alóctona (un ejemplo son las talas de eucaliptos que se han realizado). Asimismo, se apunta en que la regulación de las presas de Arcos, Bornos y Guadalcacín han contribuido a disminuir las avenidas que afectan de manera esporádica a estas zonas inundables.

El Plan de Gestión de Riesgo de Inundaciones de la Demarcación del Guadalete que se aprobó en la pasada década establecía una serie de medidas a largo plazo para tratar de resolver este problema. Así, se barajaba el escenario de 2033 de ahí que buena parte de las intervenciones propuestas no incluyeran presupuesto alguno. Entre ellas se encontraba una mejor ordenación del territorio para limitar los usos de suelo en zonas inundables.

Asimismo, en el avance de la nueva planificación se alerta de que siguen sin ponerse en marcha otras medidas vinculadas a mejorar los sistemas de alerta meteorológica o actuaciones para establecer o mejorar la planificación institucional de respuesta a emergencias de inundaciones a través de la coordinación con planes de Protección Civil o para mejorar protocolos entre otras.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios