Rubén Guerrero | Premio Racimo en el Día Internacional de la Mujer "Sois el camino hacia la igualdad"

  • El Ayuntamiento entrega el premio Racimo a Rubén Guerrero por su defensa del deporte femenino con el libro 'Nosotras'

  • El periodista anima a las niñas "a no renunciar a los sueños"

El pasado 3 de marzo se celebró una nueva edición de la Omloop Het Nieuwsblad, una carrera belga en la que participaban hombres y mujeres. La prueba femenina salió diez minutos después de la masculina para no "obstaculizar", pero la ciclista Nicole Hanselmann rompió las normas. La deportista avanzó rápido, más rápido de lo que la organización creyó y cuando estaba a punto de sobrepasar a los hombres, la pararon. Literal. La pararon para que aumentara de nuevo la distancia entre los pelotones y no ver así a hombres y mujeres compitiendo rueda con rueda.

El de Nicole Hanselmann podría ser uno de los rostros del libro 'Nosotras' de Rubén Guerrero, periodista que este martes ha recogido el premio Racimo por su defensa del deporte femenino. Los Claustros de Santo Domingo fueron el escenario de los actos institucionales del Día Internacional de la Mujer, entre los que se encontraban la entrega de los populares galardones, así como la celebración de una mesa redonda y la lectura del manifiesto del Consejo Local de la Mujer.

"El deporte es un espejo de la sociedad en el que queda retratada esa desigualdad de género que sigue golpeando a la mujer con insultos y estereotipos sexistas. En el deporte encontramos a campeonas del mundo que son invisibles, jugadoras que no pueden elegir ser madres, y madres que son abandonadas por los patrocinadores y federaciones cuando tienen a sus hijos", ha declarado Guerrero.

"La Ley del Deporte actual, de hace casi treinta años, ni siquiera reconoce a las mujeres de forma profesional. En la legislación vigente no hay un capítulo específico sobre deporte femenino", ha añadido el autor de 'Nosotras'.

"Estoy muy contento porque el premio Racimo representa algo muy importante en la ciudad en el concepto de la igualdad. Todos y todas tenemos que luchar para acabar con tantas diferencias como existen, en el deporte aún más", ha subrayado el jerezano, quien ha reconocido que "la mujer es el centro de mi trabajo porque es la gran olvidada en el mundo del deporte".

"Compiten, se esfuerzan, luchan, se sacrifican a diario, incluso más que los hombres, porque en ocasiones tienen que conciliar con sus trabajos y la familia. Tienen un mérito extraordinario y hay que ponerlo en valor", ha remarcado.

"Creo que los hombres tienen miedo a ser superados por mujeres y en el deporte es un campo que se expresa más machismo", ha señalado Guerrero, quien ha lanzado un mensaje a las niñas: "No renunciéis a vuestros sueños, a pesar de que tendrán muchos obstáculos. Luchad a pesar de las barreras porque sois el camino hacia la igualdad".

La alcaldesa ha felicitado al ganador destacando que "el 8 de marzo es un día de reivindicación, y por ello hoy, con nuestro premio Racimo, ponemos el foco en esa labor de sensibilización. Querido Rubén, enhorabuena por un reconocimiento tan merecido. Muchas gracias por emprender un trabajo necesario para elaborar el primer libro en España que analiza la situación de la desigualdad a la que se enfrentan las mujeres deportistas".

La alcaldesa ha hecho extensiva su felicitación a la galardonada con el Racimo de Honor, la presidenta de la Asociación de Mujeres Juezas, Gloria Poyatos, que no ha podido asistir al acto por motivos de agenda, pero que remitió una carta de agradecimiento.

La teniente de alcaldesa de Igualdad y Acción Social, Carmen Collado, ha leído dichas palabras en nombre de la galardonada: "La igualdad real exige ya una transformación social y no podremos avanzar hasta que se produzca un cambio real de paradigmas sociales donde la práctica de cuidar se convierta en el centro de las políticas sociales, se generalice y se extienda a la otra mitad de la población".

Poyatos ha dedicado su premio "a nuestras madres, abuelas, hermanas, tías o hijas y a todas las mujeres invisibles que desde sus hogares anónimos tejen en silencio el trabajo que sostiene la vida, un trabajo tan imprescindible como invisible para nuestra sociedad: los cuidados familiares", y ha culminado su escrito reivindicando que "hay que pasar de la ética del cuidado feminizada a la ética del cuidado humanizada, para caminar hacia una sociedad más pacífica, igualitaria y corresponsable. La violencia genera violencia y el cuidado genera cuidado".

El Premio Filoxera -que el año pasado se celebró con polémica- ha sido este año para el uso de las redes sociales "desde el anonimato para acosar y amenazar a las personas que defienden la igualdad y denuncian el machismo".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios