Jerez

El suelo de Vicasa no se recalificará "si no hay alternativa industrial"

  • "Un acuerdo generaría grandes ingresos, pero eso no le vale a Jerez", asegura Saldaña

Tres años después de que Saint Gobain, la multinacional francesa propietaria de la antigua fábrica de botellas de Jerez, diera 'cerrojazo' a las instalaciones de la ronda de los Alunados sus doce hectáreas de terreno en pleno centro de Jerez sigue sin apenas actividad. En junio de 2008, un jugoso convenio urbanístico con el Ayuntamiento recalificaba en el Plan General de Ordenación Urbanística (PGOU) vigente los 112.000 metros de codiciada pastilla urbanística en los que no sólo se iban a levantar 800 pisos, un área comercial, zonas verdes y equipamientos, sino que también se había proyectado la reordenación de toda esta enorme bolsa de suelo y su integración con el centro. En definitiva, se trataba de dotar a este suelo de un uso más acorde a su clara vocación residencial y terciaria, según apuntaron en su momento el Ayuntamiento y la empresa. Como contrapartida, la compañía francesa trasladaba la planta de Vicasa (ahora Verallia) a una puntera nueva factoría a las afueras de la ciudad previa inversión de 90 millones. Como se ha dicho, en septiembre de 2009 las míticas chimeneas de Vicasa dejaban de funcionar y en diciembre de ese mismo año el pleno municipal daba marcha atrás al acuerdo urbanístico con la modificación puntual número 1 del planeamiento. En la alegación posterior de la firma gala, ésta consideró que el anterior gobierno municipal incumplía los fines del PGOU al cambiar el uso de los terrenos y también incumplía los acuerdos pactados "por su inactividad" al no ofrecer suelo para una factoría de productos de alta tecnología para energías renovable.

¿Qué ha ocurrido desde entonces? Asegura Antonio Saldaña, portavoz del gobierno municipal y primer teniente de alcalde delegado de Urbanismo, que los contactos con los directivos de la multinacional se han mantenido "desde el primer momento", pero eso sí, "les hemos dicho muy claro una cosa: esa recalificación urbanística se hizo con un objetivo muy claro, dotar a la ciudad de una alternativa industrial y toda decisión que se adopte a corto plazo sobre esa pieza de la ciudad tendrá que tener claramente un enfoque a lo que iba inicialmente destinada: potenciar la actividad industrial en la ciudad". Y abunda: "Aun cuando con el hecho de llegar a un posible acuerdo en la recalificación urbanística el Ayuntamiento podría tener grandes expectativas de ingresos urbanísticos, eso no nos vale porque no le vale a la ciudad. Aquello se hizo con la intención de que hubiese una alternativa industrial en el municipio y eso es lo que seguimos esperando".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios