Jerez

Cuatro técnicos municipales votaron en contra del proyecto de Esteve y Corredera

  • Uno de ellos advirtió de la posibilidad de que fuese necesaria autorización por parte de la Junta para la obra

Un niño observa la obra del centro, en plaza Esteve. Un niño observa la obra del centro, en plaza Esteve.

Un niño observa la obra del centro, en plaza Esteve. / Miguel Ángel González

La polémica entre Junta y Ayuntamiento por las obras de Corredera, Esteve, Santa María y Cerrón continúa sin resolverse. Mientras que la Administración andaluza ha pedido la paralización de las mismas por incumplir la Ley de Patrimonio al carecer el gobierno local de los permisos necesarios para quitar el adoquinado, el Ayuntamiento defiende que no ha cometido ninguna ilegalidad porque no hay ningún tipo de protección que le obligue a tener el visto bueno de la Consejería de Cultura.

A pesar de el Consistorio defiende su actuación y ya ha recibido el apoyo de varios colectivos, lo cierto es que hasta cuatro técnicos municipales votaron en contra del proyecto de regeneración de estas calles del centro en la Comisión Municipal de Patrimonio Histórico del Ayuntamiento de Jerez, celebrada el 8 de octubre de 2019. Aun así, salió adelante con el voto favorable del resto de componentes. Pero, ¿por qué hubo técnicos que no estuvieron de acuerdo?

Según consta en el acta de la comisión, uno de los técnicos advirtió al gobierno municipal sobre la posibilidad de que fuese necesario el visto bueno de la Junta. En concreto, cuestionó "si esta intervención debe contar con la autorización de la delegación provincial de Patrimonio Histórico al tratarse de la eliminación (demolición) del adoquinado existente, no teniendo esta comisión local delegada dicha competencia en cumplimiento de la ley 14/2007 de 26 de noviembre de Patrimonio Histórico Andaluz".

Asimismo, este técnico lamentó que no había existido "una participación ciudadana real. Se ha presentado un solo proyecto y sólo a algunos grupo vecinales y asociaciones profesionales". Incluso, alegó que mientras que el asfalto tiene una durabilidad media de 10-15 años en buen estado", un pavimento de adoquines "bien ejecutado y con mantenimiento puede tener una vida útil de unos 40 años".

Como defensa y en contra de estas opiniones, otros miembros de la comisión recalcaron que "en ningún caso se puede considerar que es demolición el quitar adoquines porque su aprobación dependerá exclusivamente de nosotros como Ayuntamiento". Al tiempo que alegaron que "esta es la mejor solución porque el adoquín con el tiempo de hunde y no tenemos capacidad económica para reponerlo". "Se trata de un proyecto de plataforma única y que toda situación es reversible, pero por ahora este proyecto es lo mejor para nuestra ciudad", añadieron para rebatir los argumentos de los técnicos municipales que no estaban a favor.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios