Jerez

La vendimia enfila su recta final con casi 80 millones de kilos cosechados

  • Los pagos de interior dan prácticamente por cerrada ya la campaña, cuya producción final se quedará algo por debajo del aumento del 10% inicialmente pevisto por el sector

Primer plano de un jornalero cortando uva en una viña del Marco durante la presente vendimia, que se aproxima ya a su final. Primer plano de un jornalero cortando uva en una viña del Marco durante la presente vendimia, que se aproxima ya a su final.

Primer plano de un jornalero cortando uva en una viña del Marco durante la presente vendimia, que se aproxima ya a su final. / Miguel Ángel gonzález

Mientras el algodón espera con paciencia en la mata el inicio de la campaña de recolección, que acumula un importante retraso por las excepcionales condiciones meteorológicas del año agrícola, la vendimia, cuyo comienzo también se hizo rogar, da sus últimos coletazos con cerca ya de 80 millones de kilos. La cosecha final supera ya en más de un 6 por ciento a la de la campaña anterior, pero difícilmente alcanzará el aumento del 10% inicialmente previsto por el sector y se quedará muy lejos del incremento del 20% que vaticinó la Consejería de Agricultura en su avance de campaña publicado a finales de julio.

En los pagos de interior apenas quedan ya lagares abiertos, caso de Trebujena, donde las bodegas de producción de las cooperativas de la localidad cerraron a mitad de mes la campaña con poco más de diez millones de kilos de uva y una graduación media de 10,85 baumé, parámetro que sirve para medir el potencial de alcohol.

Hay municipios que superan a duras penas los 10,5 grados baumé que exige el reglamento

En líneas generales, el grado de la uva en el Marco está muy justo, sobre todo en Sanlúcar, donde se mantiene por debajo de los 10,7 grados -en la Denominación de Origen del jerez y la manzanilla se exige un mínimo de 10,5 baumé para la corta-, pero los viticultores y bodegas evitan riesgos ante la posible llegada de precipitaciones, más aún en un verano atípico de temperaturas suaves en el que difícilmente había posibilidades de ganar graduación.

Los principales operadores del sector dan por hecho que la producción final se quedará por debajo de las previsiones iniciales de 82,5 millones de kilos, entre otros motivos porque las anómalas condiciones meteorológicas favorecieron la propagación en vísperas de la campaña de plagas como el oidio y retrasaron el desarrollo fenológico de la uva.

"La uva no tiene peso y ya difícilmente se podía subir", asegura el presidente de los viñistas independientes de Asevi-Asaja, Francisco Guerrero, quien ya da prácticamente por cerrada la campaña salvo en los pagos más costeros, en concreto los localizados en Sanlúcar, Chipiona y Chiclana, en los que aún se mantiene la actividad. "La uva no tiene peso, no ha cogido azúcar por la lluvia y los rocíos y había cierto temor porque no subía, por lo que era preferible cortar aunque tuviera poco grado", señala Guerrero.

Dentro del término municipal de Jerez, donde según el último parte de vendimia del Consejo Regulador correspondiente al pasado jueves ya se habían superado los 53 millones de kilos, apenas quedan ya lagares en funcionamiento. De la quincena de bodegas de producción autorizadas para la molturación en la presente campaña, puede que haya una o dos que aún están recibiendo uva, apunta el director general de la institución jerezana del vino, César Saldaña, entre ellas la de Barbadillo en Gibalbín. El resto de lagares del municipio jerezano, la principal zona productora del Marco por la concentración de la mayoría de las grandes bodegas y en la que se rozan los 11,3 grados baumé, han completado ya las labores de vendimia.

Según el parte del Consejo, hasta el 20 de septiembre se habían cosechado 78.722.313 kilos de uva con un baumé medio de 11,13 grados. El 80% de la producción corresponde a los municipios de Jerez (53.365.586 kilos) y Trebujena (10.178.950), seguidos de Sanlúcar (9.977.055 y 10,72 grados baumé en los cinco lagares inscritos esta campaña).

Chipiona, donde al igual que Sanlúcar aún se mantiene la actividad, se acerca ya a los tres millones de kilos con 11,21 grados y tres lagares, mientras en Chiclana, sus tres lagares superan ligeramente los dos millones de kilos, aunque con 10,9 de baumé medio.

El cuadro de la vendimia se completa con los aproximadamente 200.000 kilos que aportan casi a partes iguales los dos lagares de El Puerto y el único lagar de Rota, en los que la graduación oscila entre los 11,2 y los 11,4 baumé.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios