Yoshiko Akehi | Periodista japonesa y responsable de la Japan Sherry Academy "El vino de Jerez tiene que hacer una apuesta más decidida en Japón"

  • Yoshiko Akehi destaca el interés creciente por el sherry en Japón, donde echa en falta un mayor esfuerzo de las bodegas e instituciones del jerez

Yoshiko Akehi, durante su visita días atrás al Consejo Regulador con alumnos de la Japan Sherry Academy . Yoshiko Akehi, durante su visita días atrás al Consejo Regulador con alumnos de la Japan Sherry Academy .

Yoshiko Akehi, durante su visita días atrás al Consejo Regulador con alumnos de la Japan Sherry Academy . / Miguel Ángel González

Yoshiko Akehi puede considerarse la madrina del vino de Jerez en Japón, país en el que más de 170 profesionales del mundo del vino y la hostelería ostentan ya el título de venenciador homologado por el Consejo Regulador gracias a la labor de divulgación que realiza a través de la Japan Sherry Academy desde hace más de 30 años esta periodista especializada en vinos de España y Portugal, autora de varios libros sobre gastronomía y vinos que en 2004 se convirtió en la primera formadora oficial del vino de Jerez ‘Official Sherry Educator’ en Japón.

–¿Cómo comenzó su relación con el vino de Jerez?

–Vine por primera vez a España hace más de treinta años porque me gustaba el vino español. Desde poco antes, tenía conocimiento de la existencia de los vinos de Jerez, pero no había mucha información por entonces en Japón sobre el sherry, que era un gran desconocido para la mayoría de los japoneses. Pregunté a los importadores de vino, pero tampoco lo conocían bien, así que me dirigí directamente a las bodegas de Jerez para pedirles información de sus vinos, su historia... Nos mandaron un ‘librito’, pero no sirvió de mucho porque el vino de Jerez tiene muchas cosas que contar y la información del libro era muy limitada.

–¿El libro estaba traducido al japonés?

–No, estaba escrito en español, pero pude entenderlo porque yo había estado antes en Madrid para aprender algo del idioma.

–¿Fue a partir de aquella primera visita cuando empezó a escribir sobre el vino español en su país?

–Sí, después de volver de España. Antes escribía sobre gastronomía en general, pero me gustó mucho el vino de España y sobre todo el de Jerez, por lo que fui dejando otros temas para centrarme en estos vinos. Tenía pocas referencias, pero resulta que en Japón, la anterior generación bebía vino de Jerez como aperitivo en los restaurantes franceses, normalmente vinos secos y, sobre todo, fino.

–¿Qué recuerda de su primera visita a Jerez?

–Contacté con Fedejerez por recomendación de la embajada de Japón en España. En aquellos tiempos no había internet y toda la información se enviaba por fax, pero empezaron a organizar algunas visitas y viene en una de ellas para conocer Fedejerez y el Consejo Regulador, que me ayudaron mucho a tener contacto con las bodegas para visitarlas y conocer sus vinos.

La periodista especializada en vinos españoles y portugueses, en particular los de Jerez, en la sede del Consejo Regulador. La periodista especializada en vinos españoles y portugueses, en particular los de Jerez, en la sede del Consejo Regulador.

La periodista especializada en vinos españoles y portugueses, en particular los de Jerez, en la sede del Consejo Regulador.

–¿Cómo nació su colaboración con el Consejo y Fedejerez?

–De eso hace ya veinte años. Todavía había un gran desconocimiento sobre el vino de Jerez en mi país y pensé que había que educar a los profesionales que trabajan en la hostelería y la restauración para que ellos lo transmitiesen a los clientes. Empecé a hablar con la asociación japonesa de sumilleres para plantear la posibilidad de que el Consejo Regulador impartiese un curso de formación sobre el vino de Jerez, algo que no existía hasta ese momento. Al final las dos partes se mostraron muy interesadas y en 2001 se organizó el primer seminario sobre el jerez en Japón, una gira por ocho ciudades de todo el país.

–¿Cómo ha cambiado desde entonces la percepción y el conocimiento del vino de Jerez en Japón?

–Mucho, porque ya tenemos más de 170 venenciadores homologados que trabajan en sus bares y restaurantes organizando eventos para sus clientes e impartiendo cursos para otra gente. Cada año, entre ochenta y cien personas hacen el examen de la Japan Sherry Academy, lo que demuestra el interés creciente por estos vinos en mi país.

–¿Qué le falta al jerez para reventar el mercado japonés, donde su consumo aún es muy simbólico?

–Ummmmm... Creo que falta una apuesta más decidida de las bodegas y de las instituciones del jerez, que vengan más a Japón, porque siempre que se organiza algún evento y viene alguien de la bodega suele haber una gran respuesta. Me encantaría que se hiciera en Japón un Sherry Festival como los de Estados Unidos o Reino Unido.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios