Vinos de Jerez

Fernando de Castilla renueva su Fino en Rama en busca de la excelencia

Jan Pettersen con una botella de la saca de primavera 2023 del renovado Fino en Rama Fernando de Castilla.

Jan Pettersen con una botella de la saca de primavera 2023 del renovado Fino en Rama Fernando de Castilla. / Miguel Ángel González

Fernando de Castilla fue de las primeras bodegas de Jerez en embotellar sus vinos en rama, paso que dio esta firma jerezana hace 22 años con el lanzamiento de la gama Antique, en cuyas etiquetas se indica esta particularidad del embotellado sin filtrar, que acompañó de la incorporación de botellas transparentes para poder apreciar el color de su contenido.

El Fino Antique, en rama, sale a la venta después de nueve años de envejecimiento, lo que le costó a Jan Pettersen, propietario de Fernando de Castilla, más de un disgusto con el comité de cata del Consejo Regulador, al que por aquellas fechas no le encajaba un vino de crianza biológica de color dorado intenso por su prolongada crianza bajo velo de flor.

Con el paso de los años, el bodeguero de origen noruego, aunque jerezano de corazón, decidió embotellar a demanda un Fino en Rama “de andar por casa”, al estilo de las manzanillas a granel que se consumen en tabancos de Sanlúcar y se embotellan en medias botellas con etiquetas en blanco y negro.

El bodeguero junto a responsables del sector y representantes municipales, durante la presentación del Fino en Rama. El bodeguero junto a responsables del sector y representantes municipales, durante la presentación del Fino en Rama.

El bodeguero junto a responsables del sector y representantes municipales, durante la presentación del Fino en Rama. / Miguel Ángel González

Ahora, Fernando de Castilla da un paso más en su apuesta por los vinos tradicionales y la excelencia con la renovación de su Fino en Rama, que cambia los llenos a demanda por una saca limitada anual, en concreto de 3.600 botellas, que se comercializará por un sistema de cupos en España y en el exterior frente al enfoque al mercado local de su versión anterior.

Pettersen, rodeado del equipo de la bodega, ha presentado este jueves la saca de primavera 2023 de Fernando de Castilla Fino en Rama, la primera de la nueva andadura de este vino, con una vejez media de seis años, fruto de la selección previa de de ocho botas escogidas por el propio bodeguero de entre las más de 300 que integran las soleras de Fino Classic y Fino Antique, las dos gamas de jereces de la casa.

La renovación del Fino en Rama se acompaña de un cambio de formato y de imagen

“Seleccionaremos aquellas botas que cumplan con el perfil buscado y, cuando la saca se agote, tocará esperar hasta el año siguiente, de esta manera buscamos preservar un estilo muy determinado”, el de “un fino único, muy jerezano, que recordará al buen aficionado los grandes finos que se embotellaban hace 30 o 40 años” y en el que “aunamos el brío y la elegancia de Classic con la estructura y complejidad de Antique”, detalló Pettersen.

La renovación del Fino en Rama implica un cambio de imagen, tanto del formato, que pasa de media botella a botella de 75 centilitros, como de la etiqueta, obra del artista barcelonés afincado en Sevilla, Hugo Zapata, que recrea un icónico rincón de la bodega presidido por una buganvilla.

El director comercial de la bodega, Fernando Romero, ha destacado la notable presencia del velo de flor y su color dorado intenso y brillante durante el acto de presentación del Fino en Rama Fernando de Castilla, en el que representantes institucionales, periodistas especializados, hosteleros y profesionales del mundo bodeguero han tenido la oportunidad de catar en exclusiva el nuevo vino maridado con con atún rojo de Petaca Chico, jamón ibérico de Montesierra y picos y regañás Obando.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios