Jerez Industrial

"Ser industrialista es defender a tu equipo por encima de todas las cosas"

  • El exportero, que también fue taquillero y directivo, recibe hoy el homenaje del club

El Jerez Industrial llevará a cabo hoy un más que merecido homenaje a José Doña López Cepero, recientemente nombrado socio de honor del club jerezano. Pepe Doña ha pasado por todos los estamentos del club. Debutó como jugador cuando el club sólo tenía cinco años de existencia y luego ha sido taquillero, directivo y relaciones públicas. Es una de las voces mas autorizadas del industrialismo, un hombre sabio y sereno.

-Conocemos su paso defendiendo la portería del Jerez Industrial C.F. pero ¿recuerda cómo se inició en el mundo del fútbol?

-Comencé en la Escuela 'San José' de la calle Porvera. Los Hermanos organizaron un equipo infantil y me propusieron jugar de portero, que era la posición en donde me gustaba jugar. Mi iniciación respondía a una verdadera vocación, no fue colocar a un chaval porque faltara el portero en el equipo.

-¿Cómo se produjo su llegada al conjunto industrialista?

-Mi padre era taquillero del Jerez CD. En un principio sólo había un equipo grande, el Jerez C.D. Cuando se funda el Industrial, nace con el propósito de hacer un club con jugadores exclusivamente jerezanos; date cuenta de que los jugadores eran empleados de las imprentas de Salido y esta diferenciación me cautivó desde el primer momento simpaticé con ese concepto. El Jerez contaba con jugadores en su mayoría foráneos por lo que los jóvenes futbolistas jerezanos de la época recibieron la idea con el mismo entusiasmo que yo. Así, en el año 1953 me llamó Pedro González, entrenador por aquel entonces, para debutar con el primer equipo. Pedrito se recorría todos los campos de Jerez haciendo las veces de ojeador y, con tan sólo diecisiete años, ya me hizo formar parte de aquel maravilloso equipo. Para mí fue un sueño poder entrar en un equipo que, ya desde sus principios, se caracterizaba por su ambición. Tuve el placer de volver a compartir vestuario con Hurtado, alias 'El Manitas', los hermanos Bravo, García Pérez, Toro, Hita, Rosado, Soler, Pacheco, ya que anteriormente había coincido con ellos en equipos como el Xerez Balompié o el CD Santa Cruz. Por lo tanto, soy industrialista desde su fundación y, además de jugador, posteriormente colaboré durante muchos años con la gestión del taquillaje así como ejerciendo funciones tanto de Relaciones Públicas como de directivo.

-Como compañero suyo en la escuadra blanquiazul o a lo largo de la historia del Jerez Industrial C.F., ¿quién ha sido el mejor jugador que ha pasado por nuestro club?

-Sin duda, Antonio Vega, mi compadre del alma. Veguita era un portento físico y tenía una genialidad y una creatividad extraordinaria. Le pegaba con las dos piernas. Recuerdo que en los entrenamientos llegaba a marcarme goles desde el centro del campo. Decisivo cada minuto de juego, desequilibrante, lo que ahora llaman un auténtico 'crack' que, a pesar de las lesiones, tenía un nivel de compromiso que superaba lo humanamente posible. Tampoco quisiera olvidarme de Yeyo y Osorio ya que, aunque no jugué con ellos, fueron piedras filosofales del Jerez Industrial en el plano deportivo. Osorio tuvo una grave lesión que no le permitió llegar más arriba y, a pesar de formar parte de la selección absoluta española, no se recuperó al cien por cien. Hoy en día hubiera sido posible su total recuperación y su curriculum y palmarés hubieran sido superiores

-¿Y el mejor presidente?

-Indudablemente Antonio Salido. Antonio era un hombre adelantado a su época, de una inteligencia precursora y una cosmovisión llena de genialidad.

-¿Qué piensa de las pasadas directivas y de las actuales?

-Los directivos están para trabajar y sufrir, y sus decisiones hay que acatarlas. Deben ser personas comprometidas con el club, legítimos industrialistas y hay que darles la libertad de gestionar el club y no sólo respetar sus opiniones, sino acatarlas y apoyarlas. Esta es la clave en la dupla directiva y afición (socios). Por suerte, los socios del Jerez Industrial siempre van a tener la oportunidad de cesarlos si no lo hacen adecuadamente o no ha gustado su mandato pero, mientras desarrollen su gestión, hay que defenderlos. Además, ser directivo del Jerez Industrial es dificilísimo y creo que últimamente, en la era posterior a Ricardo (García), se ha fallado en este aspecto. En el pasado esto no habría ocurrido nunca, éramos conscientes de que tirar piedras sobre nuestro propio tejado es lo más pernicioso para un club. La ropa sucia se lava en casa.

-Si tuviera que resumir con un recuerdo la historia del Jerez Industrial C.F., ¿cuál elegiría?

No me gusta hablar de recuerdos… ¡Estamos vivos! Ver cada domingo a un grupo de chavales vistiendo nuestra elástica y materializando el sentimiento que un día don Antonio Salido transmitió e imprimió y el hecho de que perdure es la imagen que elijo, juguemos donde juguemos, en la categoría que sea. Aún así contaré una anécdota que puede servir de ejemplo para los tiempos actuales y que hace referencia a la grandeza histórica de este club y es que, en el partido que disputamos contra el Sevilla en los 60 se colgó, por primera vez en el Estadio Domecq, el cartel de 'No hay entradas. Agotadas'.

-¿Que significan para usted las palabras Estadio Domecq?

-En muchos círculos jerezanos, la nueva propuesta iniciada por don Antonio Salido con la fundación del Juventud Jerez Industrial se recibió casi como una amenaza a la exclusividad de la que hasta entonces disfrutaba el Jerez CD, como una especie de motín y había recelo que triunfara tal y como sucedió posteriormente. Pero gracias a Dios y al trabajo de muchas personas involucradas en el proyecto pudimos disfrutar de este magnífico y entrañable estadio. Al Domecq le debemos parte de nuestro éxito y toda una vida de ilusiones y satisfacciones. ¡Cuántas tardes de buen fútbol he vivido en ese estadio!

-Dentro de la dilatada historia del club, ¿qué le sugieren los siguientes nombres? Antonio Salido.

-Fundador, presidente honorífico y todo un caballero. El mejor tutor.

-Osorio.

-Amigo y gran jugador.

-Veguita.

-El mejor futbolista de Jerez de todos los tiempos, el más completo, todo pundonor.

-Fernando Pacheco.

-Honrado presidente y mejor industrialista. Lo dio todo por el equipo y lo arriesgó todo. Echo de menos los ratos que pasé con él en La Moderna, cantando zarzuela, un hombre con mucho sentido del humor e inteligencia.

-Rafael Perea.

-Presidente que nos pagaba con paquetes de dulces a los taquilleros, todavía los saboreo. Todo esfuerzo.

-Pedro González Calle.

-Persona muy importante como secretario y presidente. Fue el alma del Jerez Industrial. Se movía en todas las facetas del fútbol con conocimiento de causa y efectividad. Un brujo.

-Félix García de Villegas

-Gran aficionado que siempre colaboró con las directivas. La prestancia personificada.

-Francisco Narbona.

-Presidente que lo dio todo por el Industrial, hasta su dinero. Su principal defecto, creer que sabe más que nadie de fútbol. Fue un hombre puente entre las antiguas directivas y las actuales. Entiendo que no consiguió el éxito que pretendía posiblemente por no aceptar consejos.

-Villalustre.

-Lo dio todo como profesional y quiso mucho al Jerez Industrial.

-Basándose en su experiencia personal, ¿qué consejo le daría usted a un niño que empiece ahora a jugar al fútbol en el Juventud Jerez Industrial?

-Es muy importante y básico que sepan de nuestra historia, de nuestra condición. Deben seguir la disciplina de sus entrenadores, que no dejen sus estudios: la inteligencia y la cultura aportan mucho si se quiere triunfar.

-Y por último, ¿qué significado tiene para usted la palabra industrialista?

-Ser Industrialista, no sólo es pertenecer a un club, ser industrialista es hacer grandes amigos, pertenecer a un equipo de Jerez admirable por su historia y al que quiero. Ser industrialista es pensar que debes defender a un equipo por encima de todas las cosas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios