Motociclismo | Gran Premio de la Comunidad Valenciana

Lorenzo cambia de onda

  • Con solo 32 años de edad, el pentacampeón mundial se retira tras la carrera de este domingo

  • Sentenció su aciaga y breve historia con Honda: "La meta que me puse en mi cabeza al principio no era realista"

  • Honda podría sustituir al mallorquín con otro 'Dream Team' formado por los hermanos Márquez

Jorge Lorenzo, celebrando su última victoria en Jerez, en 2015. Jorge Lorenzo, celebrando  su última victoria en  Jerez, en 2015.

Jorge Lorenzo, celebrando su última victoria en Jerez, en 2015.

Estaba escrito. Jorge Lorenzo no podía más y ha optado por la retirada. Se bajará definitivamente de la moto cuando termine la carrera que disputa este domingo en Valencia. Superado por las circunstancias, el cinco veces campeón mundial colgará las botas y el casco a los 32 años de edad, dejando así por imposible el reto de domar la Honda con la que Marc Márquez está arrasando en MotoGP. Tras 17 temporadas ininterrumpidas en la élite de los grandes premios, el piloto mallorquín prefiere cambiar de onda: "Hay muchas cosas que hacer en la vida. No todo es el motociclismo", afirmó ayer entre ovaciones durante una emotiva conferencia de prensa celebrada en el circuito de Cheste.

Por su reconocido amor propio y carácter incombustible, tuvo que resultar muy duro para Lorenzo decir adiós a un deporte al que se lo ha entregado todo y más desde que era niño, alcanzando las más altas cotas de éxito, con dos títulos de 250cc (2006 y 2007) y tres más en la categoría reina (2010, 2012 y 2015), además de 68 victorias totales, 152 podios, 69 poles y 37 vueltas rápidas en carrera. Haciendo de tripas corazón, el piloto balear reconocía ante sus compañeros de profesión, periodistas, directores de equipo y organizadores del Mundial que "hay cuatro días que, por encima del resto, son importantes en la vida de un piloto: cuando debutas, cuando ganas tu primera carrera, cuando ganas tu primer Mundial, no todos pueden, y cuando anuncias tu retirada. Ese día ha llegado para mí. Estoy aquí para anunciar que ésta será mi última carrera en MotoGP y que me retiro como piloto profesional".

Dicho esto, Jorge debió quitarse tal peso de encima que comenzó a resumir su biografía con gran minuciosidad descriptiva, no precisó interpelarle: "Sabéis lo perfeccionista que soy, y eso requiere mucha motivación. Todo empezó a los tres años y han sido 20 de carrera. Tras nueve años en Yamaha, impresionantes, los mejores de mi carrera, sentí que necesitaba un cambio para mantener ese compromiso. Decidí pasarme a Ducati, que me dio un gran impulso, aunque los resultados no llegaron pronto. No me rendí hasta que logré esa primera y maravillosa victoria en Mugello, delante de todos los tifosi. Luego firmé con Honda, que me aportó un nuevo impulso. Estar en Repsol Honda es el sueño de todo piloto. Desafortunadamente no he estado en condiciones físicas para competir como yo quería. Desde el principio vi que ya no era capaz de estar en condiciones físicas normales para ser rápido y competitivo. La moto nunca la he sentido natural y ha sido difícil, pero no he perdido la paciencia nunca. Cuando empezaba a vislumbrar algo de luz tuve esa caída tan fea en Montmeló y dos semanas después en Assen -fracturándose dos vértebras-, y todos sabemos las consecuencias. Cuando estaba en la gravilla y me levanté pensé: 'Jorge, ¿de verdad merece esto la pena después de todo lo que he logrado?".

Jerez acogerá su nombramiento como Leyenda de MotoGP en el GP de España de 2020

Ni que decir tiene que durante este año tan duro, Jorge Lorenzo ha viajado de un circuito a otro con mucha pena y nada de gloria: "Después de esa caída de Assen ya era una posibilidad retirarme, pero no me quise precipitar y la retrasé todo lo posible. A partir de ese momento, se me hizo muy alta la montaña y no encontraba la paciencia ni la motivación para escalarla. Me encanta ganar y me he dado cuenta de que ya no era posible. Fui a la gira asiática, tratando de buscar la motivación y las buenas sensaciones sobre la moto, pero después de Malasia tomé la decisión y se lo dije a Puig -director deportivo del equipo Honda Repsol-. Recuerdo muy bien los test de Montmeló 2018, cuando empezamos a hablar de mi paso a Honda. Le dije que no lo lamentaría, pero le he defraudado a él y a Honda. Creo que es ésta la mejor decisión, porque Honda y Lorenzo no pueden luchar solo por los puntos, o los cinco primeros o el podio, que creo que era posible a largo plazo. Yo quería estar aquí para ganar. Me sabe muy mal por Honda, especialmente por Alberto Puig. A pesar de ello, creo que ésta es la decisión más correcta" y añadió sentirse "un chico muy afortunado, que ha luchado con pilotos increíbles de mi generación, y muchos no han tenido tanto éxito como yo. Siempre me he sentido agradecido de tener esta oportunidad", que será refrendada además, como anunció Carmelo Ezpeleta, con el nombramiento como Leyenda de MotoGP en el Gran Premio de España 2020 que se celebrará en Jerez.

En 2002 y con 15 años recién cumplidos, Jorge Lorenzo debutó en el Mundial en el GP de España. En 2002 y con 15 años recién cumplidos, Jorge Lorenzo debutó en el Mundial en el GP de España.

En 2002 y con 15 años recién cumplidos, Jorge Lorenzo debutó en el Mundial en el GP de España. / Miguel Ángel González

En un alarde de sinceridad que le honra, Lorenzo sentenció con una frase el epitafio de su corta y aciaga trayectoria como piloto de Honda: "La meta que me puse en mi cabeza al principio no era realista". Por mucho que le califiquen de soberbio y engreído, el piloto mallorquín evidencia una gran humildad al afirmar que elevó demasiado el listón. La Yamaha con la que parecía ir sobre raíles no era el potro salvaje que representa la moto del 'ala dorada'. A los hechos podemos remitirnos, pues a diferencia de su paso por Ducati, con la que en dos años venció tres grandes premios, el mejor resultado con la marca japonesa es un decimotercer puesto logrado en el Gran Premio de Francia. Por todo ello, seguro que Lorenzo habrá elevado a los altares la labor realizada por Dani Pedrosa, al que sustituyó en el equipo Honda Repsol, que curiosamente también dio por concluida su trayectoria deportiva el pasado año en Valencia. Eso sí, para su consuelo, Jorge puede tomar como referencia que tan solo cinco pilotos salvaron con éxito la 'osadía' de lograr títulos mundiales con dos marcas distintas en la categoría reina del motociclismo: Duke, Agostini, Lawson, Rossi y Stoner.

Con tales antecedentes, cabe preguntarse si Marc Márquez se jubilará con Honda o aceptará el reto que para Jorge Lorenzo ha sido imposible. Por el momento, el fabricante japonés parece estar dispuesto a amarrarlo con un cheque en blanco si fuese necesario y, para cubrir la vacante que deja libre el piloto mallorquín, se especula con que podrían ocupar su puesto con el propio Álex Márquez, hermano del ocho veces campeón, que acaba de ganar el Mundial de Moto2. A priori, ése si que sería un Dream Team y no el que han tenido, desgraciadamente, con Lorenzo…

(*) Jesús Benítez, periodista y escritor, fue editor jefe del Diario Marca y, durante más de una década, siguió todos los grandes premios del Mundial de Motociclismo. A comienzos de los 90, ejerció varios años como jefe de prensa del Circuito de Jerez.

Lorenzo, gritando su victoria en 2010 en Jerez. Lorenzo, gritando su victoria en 2010 en Jerez.

Lorenzo, gritando su victoria en 2010 en Jerez.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios