Avalancha de inmigrantes

Marruecos admite "disfunciones" que promete corregir "muy rápido"

  • El Gobierno espera el fin de la oleada de pateras y los asaltos a la valla de Melilla tras las negociaciones con Rabat. España no ha pedido más ayuda a la Comisión Europea

El Gobierno confía en que la avalancha de pateras que ha colapsado Tarifa con la llegada de inmigrantes sin documentos termine después de haber entablado negociaciones con Marruecos, cuyo ministro del Interior, Mohamed Hasad, reconoció ayer “disfunciones que han podido suceder” en la vigilancia y el control de los inmigrantes en su territorio. Esas mismas “disfunciones”, que Hasad no precisó y que prometió que “se corregirán muy pronto”, estarían detrás también de los reiterados intentos de saltar la valla de Melilla para entrar en suelo español por parte de centenares de personas.

El ministro marroquí no entró en más detalles, que tiró de diplomacia:“Hemos llegado a resultados extremadamente concluyentes con España gracias a la confianza y cooperación entre los dos países”. Pero el lunes y el martes pasado el Estrecho fue escenario de la mayor oleada de pateras que se recuerda en años. El Gobierno español está convencido de que una mayor implicación por parte marroquí en la vigilancia de los inmigrantes dentro de su territorio provocará un frenazo. Ayer ya se constató la disminución: tres balsas se atrevieron con la travesía, con 21 hombres a bordo. Fueron rescatados y trasladados a Tarifa.

La delegada del Gobierno en Andalucía, Carmen Crespo, subrayó que “los contactos exhaustivos que siempre se llevan con el Gobierno marroquí están dando sus frutos”. Crespo abundó en que se ha profundizado en las negociaciones con Marruecos para “ver cómo se puede ser mucho más contundentes en el control” de la salida de embarcaciones de aguas marroquíes. También el Ministerio del Interior resaltó los “estrechos contactos” que mantiene estos días con las autoridades marroquíes “para buscar la solución más rápida posible para resolver la situación creada” por la oleada de inmigrantes. 

En su visita a Tarifa, Crespo expuso que la oficina hispano-marroquí que el Gobierno de España puso en marcha para la inmigración irregular está dando sus frutos. “El contacto con Marruecos es continuo y directo y es ese contacto el que hace que podamos frenar esa inmigración irregular, fruto de los convenios que se firmaron y esa oficina hispano-marroquí”, aseguró. Para el Gobierno “es de vital importancia que esos contactos con Marruecos se produzcan para controlar la inmigración irregular y así se está haciendo porque es vital”.

Crespo remarcó la colaboración del Ayuntamiento de Tarifa y lanzó un mensaje de tranquilidad a los ciudadanos, afirmando que  no ha habido que poner en marcha ningún protocolo de actuación de forma extraordinaria por alguna enfermedad fuera de lo normal”, en clara alusión al ébola, aunque no lo mencionó.

La Confederación Española de Policía (CEP) ha iniciado la distribución de kits de desinfección entre los agentes destinados en las plantillas consideradas “de mayor riesgo” de un potencial contagio del virus ébola, para “suplir los escasos medios oficiales de protección de la Dirección General de Policía (DGP) frente al ébola”. El CEP indicó que, “debido al espectacular repunte de la llegada de inmigrantes ilegales, se ha procedido a suministrar dispositivos con líquido desinfectante en el puesto fronterizo de Tarifa y en el de Algeciras, además de en los Centros de Internamiento de Extranjeros”.

Desde Bruselas, el portavoz de la Comisión Europea (CE), Michael Jennings, indicó que el Ejecutivo comunitario no ha recibido desde Madrid “ninguna petición de ayuda específica” para hacer frente a la presión inmigratoria. “No estoy al tanto de que hayamos recibido ninguna petición de ayuda específica”, afirmó Jennings.

La CE cuenta con distintos mecanismos de asistencia para poder ayudar a los estados miembro en caso de presión migratoria, incluido a través de la agencia de control de fronteras externas Frontex o varios fondos de ayuda a la inmigración y asilo disponibles. De hecho, la CE aprobó recientemente una ayuda de “hasta diez millones de euros” para ayudar a España a hacer frente a la reciente presión migratoria en Ceuta y Melilla para financiar proyectos relacionados con “el aumento del número de nuevas llegadas como parte de flujos migratorios mixtos, incluido para reforzar las capacidades de recepción y procesos de examen”, procedentes de los Fondos de Fronteras Externas y del Fondo de Retorno.

España recibió un total de 485 millones de euros de ayudas entre 2007 y 2013 de los distintos fondos europeos y recibirá entre 2014 y 2020 unos 257 millones de euros de ayudas europeas del Fondo de Asilo, Inmigración e Integración y más de 249 euros del Fondo de Seguridad Interna y será el segundo país más beneficiado de toda la UE en el nuevo periodo financiero. El nuevo marco financiero permite “una mecanismo de respuesta de emergencia flexible” para poder movilizar “asistencia de emergencia limitada”.  

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios