Provincia de Cádiz

Los Graduados Sociales de Cádiz reconocen al consejero de Justicia y al fiscal jefe por su contribución a la profesión

  • José Antonio Nieto y Ángel Núñez reciben el título de Colegiados Eméritos en la solemne ceremonia anual del patrón San José Artesano

José Blas Fernandez, junto al consejero de Justicia (i.) y el fiscal jefe de Cádiz (d.).

José Blas Fernandez, junto al consejero de Justicia (i.) y el fiscal jefe de Cádiz (d.). / Joaquín Hernández 'Kiki'

El Colegio Oficial de Graduados Sociales de Cádiz y Ceuta celebró este sábado con gran brillantez los actos conmemorativos con motivo de su patrón, San José Artesano, con un acto solemne celebrado en el Salón Regio del Palacio de la Diputación Provincial de Cádiz, en el que se hizo entrega de las distinciones de Colegiados Eméritos al consejero de Justicia, Administración Local y Función Pública, José Antonio Nieto, y al fiscal jefe en la provincia de Cádiz, Ángel Núñez.

En la ceremonia, presidida por la Representante del Poder Judicial en Andalucía Occidental y Ceuta y presidenta de la Sala de lo Social de TSJA, María Begoña Rodríguez Álvarez, se puso de relieve “el destacado papel de nuestros nuevos Colegiados Eméritos en asegurar y garantizar los cimientos de la Justicia Social”, en palabras del presidente del Colegio de Cádiz y Ceuta y del Consejo Andaluz de la profesión, José Blas Fernández Sánchez.

La presidencia del acto estuvo también ocupada por el presidente en funciones del Consejo General de Colegios Oficiales de Graduados Sociales de España, Joaquín Merchán Bermejo; el juez decano de los Juzgados de Cádiz, Antonio Rodríguez García; y el decano del Colegio de Abogados de Cádiz, José Adolfo Baturone. La presencia de éste último fue muy valorada y agradecida por los graduados sociales, valorándose como una “muestra de respeto entre dos colectivos de operadores jurídicos, que simboliza mucho, especialmente en un momento en el que nuestra sociedad necesita consenso y normalidad institucional, valores de mutuo reconocimiento y, siempre que sea posible, trabajo en común para mejorar la Justicia”, apeló José Blas Fernández.

Entre los asistentes, ocupó igualmente un lugar destacado el vicepresidente primero de la Diputación Provincial, Juan José Ortiz, artífice de que esta solemne ceremonia haya regresado al marco del Salón Regio del Palacio de la antigua aduana de Cádiz.

La delegada territorial de Justicia, Ana María Bertón Belizón; magistrados, la junta de gobierno del Colegio de Cádiz y una representación de los consejos nacional y andaluz, así como representantes de las distintas administraciones, acompañaron igualmente a los graduados sociales en su cita anual.

La ceremonia recogió el juramento de nuevos colegiados: Marta Armario Mayolín, apadrinada por Manuel Rubio Orbello; Francisco Miguel Benítez Cano, por Miguel Ángel Benítez Corpas; Javier Fitè Domínguez, por Juan Moscoso Jiménez; Isabel María García Galindo, por Francisco de Paula García Puch; José Luis Jiménez Bello, por José Manuel Romero Fernández; Elea Lebrero Fernández, por Rosario Galiana Vigo; Elena Mangas Remesal, por Montserrat Garrido Chillarón; María de los Ángeles Piñero Peinado, por Juan José Guijarro Baco; Virginia de Jesús Ramírez Redondo, por Francisca Aragón Torres; María del Pilar Reja Camacho, por Juan Carlos Cabrera Pascua; María Cristina Romero Romera, por Manuel Fraga Núñez; y Jerónimo Serrano Perea, por José Serrano Márquez.

Lleno en el Salón Regio del Palacio Provincial. Lleno en el Salón Regio del Palacio Provincial.

Lleno en el Salón Regio del Palacio Provincial. / Joaquín Hernández 'Kiki'

En su intervención ante los premiados y nuevos graduados sociales, José Blas Fernández defendió “la importancia crucial de nuestra profesión en estos tiempos de transformación, tanto en el ámbito social como en el laboral. Somos pilares de la Justicia Social, desempeñando un papel vital en la salud y el equilibrio de nuestro entramado socioeconómico. El graduado social no es simplemente un profesional esencial; es un verdadero agente de cambio, un pilar fundamental para el progreso de las empresas y la salvaguarda de los trabajadores”.

Cerró la ceremonia María Begoña Rodríguez Álvarez. “Justicia y Social son dos palabras con un gran significado por separado, pero juntas, su valor es infinitivo”, afirmó la presidenta de la Sala de lo Social de TSJA, dirigiéndose a los nuevos graduados sociales con palabras de ánimo y afecto de quien, hace tan solo unos días, recibía el Premio Justicia Social del Consejo Andaluz.

El Colegio Oficial de Graduados Sociales de Cádiz y Ceuta representa a más de 700 profesionales. Durante la jornada, y en el posterior almuerzo de convivencia, se reconoció a los graduados sociales que llevan más de 50 años colegiados y se entregaron las medallas al Mérito Profesional, en su categoría de plata, así como las medallas de bronce, plata y oro a los colegiados que cumplían 15, 25 y 35 años de colegiación. Del mismo modo, se hizo entrega de los diplomas de reconocimiento y las distinciones otorgadas por el Consejo General de Graduados Sociales de España y las medallas de oro y plata al mérito colegial y profesional.

Defensa del interés general, la igualdad y el servicio a la sociedad

Los dos nuevos Colegiados Eméritos de la corporación de graduados sociales de Cádiz y Ceuta tuvieron intervenciones de agradecimiento de gran brillantez.

Ángel Núñez, en un discurso muy elogiado por la presidencia del acto, adornado con citas literarias y filosóficas, se refirió a los valores de su profesión y la del conjunto de profesionales y operadores jurídicos: “En mi desempeño en los juzgados y tribunales aprendí la dimensión ética de la Justicia. Siempre bajo aquella máxima de Claudio Magris que enseña que la ley es tutela de los débiles, porque los fuertes no necesitan de ella”.

El fiscal-jefe provincial, merecedor del título de Colegiado Emérito por la colaboración estrecha con los graduados sociales, afirmó que “ser fiscal es, o debería de ser, o a mí me gustaría que fuera, saberse contingente frente a lo verdaderamente cardinal, que en este ámbito es eso que de forma tan precisa enumera el artículo 124 de la Constitución: la legalidad, los derechos de los ciudadanos, el interés público. Desde la imparcialidad, siempre”.

Por su parte, el consejero de Justicia, Administración Local y Función Pública, José Antonio Nieto, también jurista de prestigio, tuvo una intervención de marcado carácter institucional, defendiendo "una reforma legislativa nacional que permita que los graduados sociales puedan participar en el turno de oficio en una jurisdicción donde tienen acreditada competencia y pueden ayudar a desatascar una de las jurisdicciones con más problemas".

Nieto, a quien el Colegio de Cádiz reconoce su trabajo, con claridad y realismo a la hora de enfrentar soluciones a las carencias de medios de la justicia en Andalucía, agradeció la distinción y dijo sentirse "muy honrado" por profesionales que trabajan en "cuestiones de especial sensibilidad" como son los del ámbito social y laboral.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios