Arquitectura · La Belleza intangible

Concierne a la ciudad (2), bigness (grandeza)

Y luego, incontinente, caló el chapeo, requirió la espada miró al soslayo, fuese y no hubo nada.

Estrambote de Cervantes

'Grandeza, o el problema de la talla', es un texto escrito por el arquitecto Rem Koolhaas publicado en 1995 dentro del libro S, M, L, XL. Grandeza es la traducción al español de la palabra inglesa bigness y se refiere al gran tamaño, aunque grandeza suena más a excelencia moral, que no es sino la sexta acepción que el diccionario de la RAE le otorga. Este texto coincide en el tiempo con la construcción por parte del arquitecto del Palacio de Congresos de Lille, construcción de 45.500 m2 (unas cinco veces mayor que la catedral de Sevilla, el doble de superficie que la mezquita de Córdoba), compuesto a su vez por tres edificios de usos independientes pero que permiten ser utilizados como uno sólo. La intervención persigue por un lado la relación del edificio con su entorno y por otro, posibilitar los usos diversos que su estructura facilita.

En la historia de la arquitectura más reciente, la noción de bigness (grandeza, que tiene la cualidad de grande), aparece íntimamente ligada al lanzamiento internacional de la carrera de Rem Koolhaas a principios de los 90. Bigness parecía traer libertad, frescura y desprejuicio, cualidades que son fáciles de atribuir tanto a la obra del arquitecto como a sus escritos, en los que planteamientos, eminentemente pragmáticos, a veces incluso cínicos, le otorgaron un éxito indiscutible.

En Bigness, Koolhaas argumenta que durante el período del Movimiento Moderno, pese a los adelantos conceptuales y las tecnologías en las que se apoyaron; pese a la liberación que supuso para los edificios la pérdida de masa como consecuencia de la aplicación del hormigón armado y el acero laminado en sus estructuras; pese a los ascensores, la instalación eléctrica, el aire acondicionado; pese a todo ello, que produjo una inevitable nueva arquitectura, no hubo ningún pensador que se dedicara a la investigación teórica sobre la nueva situación. Por su parte el arquitecto holandés, primero en Delirio de New York, su libro anterior y después en Bigness trata de reestablecer la conexión perdida y elabora una primera reflexión sobre el problema de la talla de los edificios que también dará lugar a una nueva clase de ciudad.

Las ciudades de nuestro entorno están por el momento a salvo del problema de la grandeza a la que Koolhaas hace referencia, en cierto modo porque el modelo de crecimiento ha sido el de la ocupación extensiva del territorio, lo cual se ha demostrado completamente insostenible tanto desde una mirada ecoambiental como desde la pura economía del mantenimiento urbano. Afortunadamente la crisis económica detuvo, paralizó, el alegre urbanizar el campo que nuestra sociedad capitalista "pelotazocultural" había emprendido. El parón ha hecho reflexionar a los agentes implicados, casi todo el mundo, de un modo u otro. El futuro deberá traer un modelo diferente de crecimiento. La lógica conduce hacia la redensificación de la ciudad, indiscutiblemente más rentable económicamente. Pero, ¿no será que el error es el crecimiento en sí mismo y que la defensa de la ciudad ha de pasar por considerarla, más o menos, terminada?

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios