Flamenco

Fallece a los 72 años el flamencólogo Alfredo Benítez

  • El jerezano fue un verdadero templario del flamenco de Jerez que difundió y cultivó durante toda su vida

El flamencólogo Alfredo Benítez, en una imagen de archivo en la redacción de Diario de Jerez El flamencólogo Alfredo Benítez, en una imagen de archivo en la redacción de Diario de Jerez

El flamencólogo Alfredo Benítez, en una imagen de archivo en la redacción de Diario de Jerez

El flamencólogo jerezano Alfredo Benítez ha fallecido esta mañana a la edad de 72 años. La noticia ha causado gran dolor dentro del mundo del flamenco, no sólo a nivel de Jerez, donde era una persona muy querida, sino también fuera de nuestras fronteras, donde gozaba del respeto y admiración de muchos.

El maestro no ha podido superar el cáncer que ha acabado con su vida justo un mes antes de recibir el II Premio Afición, un galardón promovido desde el pasado año por el Ayuntamiento y con el que se pretendía honrar a su dedicación y amor por el arte jondo.

Porque Alfredo Benítez era, además de un gran aficionado, un verdadero templario del flamenco, en especial del cante y el toque de su tierra, Jerez, que defendía y cultivaba cual un antiguo druida. Así lo demostró durante toda su vida, ya no sólo ofreciendo conferencias y exponiendo su excelso conocimiento en distintos ámbitos, sino también haciendo gala de su afán por la divulgación entre las peñas (donde fue socio fundador de algunas de ellas) y los propios artistas.

Su papel pues en el reforzamiento de la tradición oral entre muchos artistas fue fundamental, hablamos de Melchora Ortega, Elu de Jerez, sus hijos Raquel y Ezequiel Benítez, Salmonete y el mismísimo Fernando Terremoto hijo, al que curiosamente apuntó, sin él saberlo, al Concurso Nacional de Córdoba, siendo entonces un auténtico punto de inflexión en su carrera.

De él habría que destacar además su aportación al terreno letrístico, no en vano artistas como Chocolate o su hijo Ezequiel Benítez han interpretado algunos de sus temas. 

En los últimos 30 años, ha sido también una pieza clave dentro del equipo del programa Los Caminos del Cante donde exponía todo ese conocimiento surgido de la vivencia y el estudio a través de Onda Jerez Radio.

Alfredo Benítez fue siempre un gran defensor de la guitarra, en concreto de la escuela de Jerez. De hecho, en su día fue alumno de Rafael del Águila, como otros muchos guitarristas de la ciudad, con quien entabló una relación que iba más allá de lo puramente académico. 

Como guitarrista, al margen de actuar en muchos festivales locales de la década de los sesenta y setenta, participó en la grabación, en 1972, del mítico Nueva Frontera del Cante de Jerez (RCA), tocando en el fin de fiesta junto a Rafael Alarcón, Moraíto Chico y Niño Jero. 

En los últimos años, siempre de la mano de José María Castaño, fue pieza clave en la puesta en marcha de discos como 'Mujerez', con Dolores Agujetas, La Macanita y Juana del Pipa, Nueva Frontera del Cante de Jerez II, y sobre todo 'Vors', todo un hito en la historia reciente del flamenco pues se consiguió reunir a Manuel Moneo, El Torta, Manuel Agujetas, Luis El Zambo, Fernando de la Morena y Capullo de Jerez.

En este mismo sentido, trabajó en la conmemoración del centenario de Gregorio El Borrico, con la publicación de un audio-libro, y orquestó una campaña para repatriar los restos de la cantaora Isabelita de Jerez, que iba a ser enviada a la fosa común en Zamora, donde falleció en 1942. También realizó un importante trabajo de recopilación sonora para el espectáculo 'Revoluciones a 78 por minuto', estrenado en Bilbao en abril de 2015.

Según ha informado la familia, desde las 14.30 horas sus restos estarán en el Tanatorio de Jerez, en la Sala Málaga. Sus exequias serán mañana a partir de las 9.30 horas.

Manuel Malena y Alfredo Benítez. Manuel Malena y Alfredo Benítez.

Manuel Malena y Alfredo Benítez.

Por su parte, el teniente de Alcaldesa de Dinamización Cultural y Patrimonio Histórico, Francisco Camas, se suma en nombre del Ayuntamiento de Jerez a las condolencias por el fallecimiento de Alfredo Benítez, considerado un aficionado total que ha dedicado su vida al aprendizaje y la divulgación del flamenco.

“Benítez se ha marchado sabiendo que el mundo del flamenco le reconocía su aportación y sabiendo que el trabajo de su hijo, Ezequiel Benítez, ha sido nominado a los premios Grammy Latino 2020 al mejor álbum flamenco por ‘Quimeras del tiempo. Ilus 3’”, ha recordado Francisco Camas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios