Música

Melodías de sentimientos sólidos

  • El compositor Antonio Blanco estrenará en Suecia y en la Academia de Roma dos obras creadas en la ciudad

Antonio Blanco Tejero Antonio Blanco Tejero

Antonio Blanco Tejero / Miguel Ángel González (Jerez)

El músico jerezano Antonio Blanco Tejero estrenará el próximo 3 de mayo, en la sala Bergshammar Stable, en Estocolmo (Suecia), ‘Pobre enamorada’, una obra para guitarra sola, que se enmarca dentro de la programación concertística del Seminario Internacional de Guitarra de Nyköping.

La guitarrista a quien el compositor ha dedicado la obra es la virtuosa italiana Elena Casoli, una de las mejores guitarristas en el panorama internacional. “Hacía varios años que queríamos hacer algo juntos. Le propuse una pequeña canción, donde además de tocar, tendría que tararear una melodía. Ella aceptó encantada y me pidió que la escribiera para el concierto en Suecia”, cuenta Blanco.

La obra de singular sencillez y de lenguaje contemporáneo pretende expresar la idea de que “el enamoramiento responde casi siempre a aspectos culturales, distintos al amor, que es un sentimiento sólido. Hay infinidad de príncipes azules, princesas rosas, ideas que alimentan nuestra concepción romántica sobre la masculinidad y la feminidad desde la infancia, todas hermosas. Dependiendo de cómo sea cada uno y de cómo digiramos estas ideas durante la niñez y la adolescencia, vamos de acá para allá con la alegre ilusión que nos empuja y con el llanto que nos hiere, hasta que un día encontramos el amor, o no, o simplemente, dejamos de buscarlo”, explica el autor.

En esta obra ha querido imaginar una jovencita que llora repitiendo melodías confusas de amor. Ella no sabe qué es lo que canta, sólo repite lo que ha escuchado por los oídos y sentidos en el corazón. Ella canta pero con la boca cerrada, tarareando, con el fin de reflejar que el enamoramiento se vive solo, no se comparte, el amor, sin embargo, sí. La pobre muchacha tararea una mezcla entre el ‘Romance anónimo’ y ‘Lágrima’ de Tárrega.

¿Por qué estas dos piezas? “Porque son dos bellísimas obras guitarrísticas para principiantes, así transmitirá la ingenuidad. ‘Lágrima’ es el llanto de la joven, por eso es pobre, porque da pena. ‘Romance anónimo’ es una pieza de carácter romántico, por eso está enamorada. Ya tenemos ‘Pobre enamorada’ como collage sonoro de estas dos piezas. Pero me falta un tercer nivel que mencionar en esta mezcla versionada a mi capricho, se trata de otra obra guitarrística: la Sequenza XI para guitarra del gran compositor de la segunda mitad del siglo XX L. Berio, ya que él es uno de los que han llevado la técnica del palimpsesto musical a lo más alto, gracias a obras como su Sinfonía”.

Por otra parte, Blanco Tejero estrenará el próximo 10 de mayo en la Real Academia de España en Roma (Italia), ‘El rapto de Proserpina’, una obra para mezzosoprano, flauta, clarinete bajo y piano, que será interpretada por el grupo Cum Tempora Ensemble. La obra ha sido compuesta en el Centro Andaluz de Documentación del Flamenco, ubicado en la plaza San Juan de nuestra ciudad. “Quiero agradecer a Ana Mª Tenorio y Silvia Yerga, trabajadoras del centro, su amable trato y disponibilidad para cuanto he requerido, ya que esta pieza musical es también fruto de un trabajo previo de investigación acerca del palo de la seguiriya jerezana”, subraya el compositor.

El encargo viene propuesto por la mezzosoprano Virginia Guidi con la que el compositor ya trabajó en su obra ‘Epitaffio per Roma’, compuesta y estrenada durante su residencia artística como becario en la Real Academia de España en 2016.

La idea de ‘El rapto de Proserpina’ “nace durante mi etapa de dos años en Roma, en principio inspirada en el conjunto escultórico homónimo de Bernini que se encuentra en la Galería Borghese. Más tarde me fui interesando por el momento mitológico que representaba y de otras obras artísticas que narraban ese momento, como en las ‘Metamorfosis’ de Ovidio o en la pintura de Brueghel (el Joven)”.

Los elementos que transfiere a su obra son la brutalidad de Plutón al secuestrar a Proserpina por un lado; por otro, la sumisión al final de ésta al no poder evitar la voluntad del dios de los muertos. También le ha atraído antes de escribir la obra que la diosa que llora la desgracia de su hija sea Ceres, de donde seguramente proceda el nombre de nuestra ciudad Jerez.

“Así pues, en mi obra se podrán sentir grandes gestos musicales de gran rudeza, momentos de lucha entre los dioses, máximos exponentes del dualismo masculino y femenino, así como la sumisión de la hermosísima diosa que acepta su porvenir. En la música, de lenguaje contemporáneo vanguardista, se podrá apreciar una melodía cantada por la mezzosoprano que representará a Proserpina. Un cante por seguiriyas que he querido transcribir bajo una armonía que no atiende a patrones tonales, sino que son consecuencias de los clústers procedentes de los viscerales gestos del piano”.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios