Cultura

Misterio sin resolver

Casi dos décadas de trayectoria y más de una veintena de discos a sus espaldas no han sido suficientes para que el nombre de George Colligan (1969) traspase la barrera reservada a los más indagadores aficionados al jazz. El título de su nuevo álbum lo pone fácil: misterio sin resolver. Eso sí, alejado de neones y cabeceras de festivales, el pianista, teclista, trompetista y batería asentado en Nueva York ha edificado una crónica expandida en un rosario de discos - Small Room (1998), Agent (1999) o Ultimatum (2001) sirven de muestra- donde su piano ha conquistado protagonismo casi total. Por si faltara algo, su toque delicado y poderoso a la vez también se ha asociado a colegas como Cassandra Wilson o Don Byron, sin esquivar comprometidas incursiones en ámbitos electrónicos.

Pero lo mejor que se puede decir de Colligan a estas alturas es que su propuesta continúa desdoblando líneas de crecimiento. Su reciente The Endless Mysteries (su debut en Origin Records; 2013) presenta uno de sus formatos preferidos, el de trío, reivindicando, de paso, un rol como compositor que no desmerece la altura de sus acompañantes: por un lado, el legendario batería Jack DeJohnette (baste citar a Miles Davis o Keith Jarrett entre sus colaboraciones, además de una brillante crónica como lider), en cuyo New Quintet también ha militado Colligan; por otro, el bajista Larry Grenadier, usual acompañante del hoy algo espeso Brad Mehldau.

Las diez piezas de The Endless Mysteries son una delicia. Música con huella dotada de un perfil evocador -Waiting for Solitude- pero también dispuesta a escarbar en áreas más aristadas y distantes de la partitura como Outrage, a ahondar en la veta reflexiva -Thoughts of Ana- o a destapar la destreza del líder con la melódica en el bucólico Liam's Lament. En todas prevalece el engrasado entendimiento entre las partes, base de este soberbio disco que vio la luz a finales de 2013.

George Colligan. Con Larry Grenadier (contrabajo) y Jack DeJohnette (batería). Origin Records. Distrijazz; 2013.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios