Cultura

Vida de un hombre entero

  • Las jornadas Visiones de Carlos Edmundo de Ory acogieron ayer la presentación de su obra póstuma 'La memoria amorosa' y el nuevo número de la revista 'Caleta'

"La última vez que vi a Carlos Edmundo de Ory apenas era una sombra de lo que fue", comienza, emocionante, el prólogo de La memoria amorosa, la obra póstuma del poeta gaditano que su amigo y autor de estas palabras, Jesús Fernández Palacios, leyó, devolviendo toda la intensidad de sus sentimientos, durante la presentación del libro en las jornadas Visiones Carlos Edmundo de Ory. Una cita en la que el escritor evocaba al ilustre poeta "cuando Ory todavía era un hombre entero, no una sombra, un hombre lleno de vida". Al fin, recordaba, al amigo, al hombre, al poeta que en La memoria amorosa se cuenta a sí mismo con todos esos relámpagos de fantasía y realidad que se cruzaron en su vida y en su obra.

"La mejor biografía, la más atractiva, es la contada por el propio poeta y por eso es la que recomiendo leer con ojos y oídos frescos, dejando volar la imaginación y, sin prejuicios, jugando y riéndose con Ory al doblar las esquinas de su vida. La vida de un trágico feliz", animaba Fernández Palacios sobre el libro editado por Visor y que, además de un prólogo en tres partes, se sustenta con 51 prosas en las que Ory recuerda los lugares emblemáticos de su vida y se evoca a sí mismo dentro de ellos. "Tarsis, que se corresponde con su Cádiz natal; Mayrit, que así llama a Madrid, la ciudad que lo acogió y transformó; Lutecia, que es el París de su exilio voluntario; y Picardía, que engloba a Amiens-Thèzy, los territorios de su plena madurez", según enumeraba el prologuista, son las paradas que nos propone Carlos Edmundo en este viaje por su propio mapa sentimental.

Y en el Baluarte de la Candelaria, muy cerquita de su casa natal, volvimos a encontrarnos con Ory, el eterno niño-viejo de ojos pícaros y vivaces, revisado a sí mismo y visto por aquellos que tuvieron la suerte de compartir su vida. Así, la tarde comenzó con la presentación del número 16 de la revista Caleta que está dedicada íntegramente al creador del Postismo.

Más de 70 autores, de Caballero Bonald, a Luis Eduardo Aute; de Jaume Pont a Félix Grande; de Pablo García Baena a Pilar Paz Pasamar, entre muchos otros, vuelcan su mirada sobre Ory en una publicación que aspira a "ser un referente bibliográfico indispensable para el conocimiento de la obra del poeta", según calificada Pilar Pintor, vicepresidenta de la Fundación Provincial de Cultura de la Diputación, que auspicia esta revista.

José Manuel García Gil, director de Caleta, recibió cariñosas palabras de Laura Lacheroy, viuda de Ory y conductora de la doble presentación. El escritor, por su parte, habló en su hermoso texto de presentación de la relación de Carlos Edmundo de Ory con las revistas culturales y, en especial, con Caleta (tanto en su primera época como en la segunda). Además, relató cercano y certero, esos primeros encuentros que le llevaron a trabar una relación de amistad con el desaparecido poeta junto con el periodista y escritor Alejandro Luque, que también colabora en una obra que cuenta con la portada del artista Luis Quintero con una sugerente leyenda Finie La Monotonie!

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios