Cultura

El códice oculto

  • Las investigaciones aportan nuevos datos sobre la pieza del siglo XIII hallada dentro de un manuscrito del XVIII en la Biblioteca Central

Comentarios 6

Como por arte de magia, como si alguien moviera los hilos de una marioneta, la mano de Ramón no extrajo de la librería la obra que en un principio buscaba, el manuscrito de Riquelme. No, fue un título de unos estantes más arriba el que finalmente cogió. Si a la equivocación había que responder con la devolución del libro a su sitio, algo empujó al bibliotecario a ojear su contenido. "Esto no cuadra", se dijo. La primera hoja, papel, no casa con el resto, en pergamino, parece que alguien ha insertado una parte diferente, ajena al libro. "¿De qué tratará esto, que parece que está escondido entre las páginas de otra obra?", se pregunta el 'descubridor'.

Aquí comienza la historia de un códice del siglo XIII hallado en un libro del XVIII semanas atrás en la Biblioteca Municipal Central. La pieza, al estar encuadernada entre las páginas de otro manuscrito, pasó desapercibida para los sucesivos bibliotecarios, identificándose como un libro cuando en realidad eran dos. Está confeccionado con pergamino de gran calidad y algo deteriorado, pero no impide que sea legible su texto, que está en latín y letra gótica. Su contenido es una historia de Hispania, llegando hasta la conquista de la Península Ibérica por los árabes. La obra fue donada a la Biblioteca por el médico Miguel Muñoz, allá por los años 30 del siglo pasado.

"El mayor especialista en códices del país, Juan Antonio Estévez Sola, nos asegura que la pieza pertenece a la obra 'De Preconiis Hispanie' o Historias y excelencias de España, del autor Juan Gil, natural de Zamora, secretario de Alfonso X 'El Sabio'. Y este fragmento es el más amplio y antiguo que hay en España. No hay otra copia similar en nuestro país (excepto en la Biblioteca Nacional de Francia) así que tiene un valor muy importante", cuenta el director de la Biblioteca, Ramón Clavijo, que asegura que en este extracto se habla de la Batalla del Guadalete, por lo que en cierto modo se relaciona con la ciudad. También han sido consultados filólogos, restauradores, archiveros, el Centro de Estudios Históricos Jerezanos (CEHJ)... Todos coinciden en que es un códice medieval, con fragmentos de varias obras copiadas sobre la historia de España. "El bibliotecario hizo en su día una ficha, sin atender demasiado al interior, y el resto de los bibliotecarios ha dado a lo largo de las décadas, por buena esa ficha. No ha habido investigadores tampoco interesados en esta portada, que indicaba que era una obra de textos litúrgicos. No ha sido muy trasteado", confirma Ramón, que justifica la tardanza del hallazgo con que "no hay personal, ni tiempo suficiente para dedicarle a cada pieza lo que se merece".

"Es posible que el autor de este libro manuscrito, un breviario sobre ritos litúrgicos del siglo XVIII, fuera el que sustrajo el códice, pero estamos avanzando en las investigaciones. Se cree que era un monje exclaustrado del monasterio de San Isidoro del Campo de Sevilla, que tenía una gran biblioteca. Pero todo esto son sólo hipótesis, no está confirmado. Los monjes se movían de un monasterio a otro así que no es extraño que se haya encontrado el códice aquí", apunta Ramón.

La obra tiene numerosas citas marginales, como manitas dibujadas que indican al lector un párrafo destacado, o las líneas transversales o tramas, algunas ya desaparecidas, cuyos dibujos delatan si la obra es de primeros, mediados o finales del XIII. Iniciales coloreadas, utilizar pergamino para que perviva..., son un alarde de medios para la época.

El delegado de Cultura, Antonio Real, subraya que este hallazgo se ha puesto en conocimiento del Instituto Andaluz de Patrimonio Histórico (IAPH), al que se le ha solicitado que se haga cargo de su restauración. Por su parte, Clavijo muestra su "emoción" por este descubrimiento, "algo que es excepcional en nuestra vida profesional. Creo que muy pocos bibliotecarios se topan a diario con un códice medieval, que además sube muchos enteros el valor patrimonial que se encuentra en la Biblioteca, que ya era elevado de por sí".

Sin embargo, aunque anecdóticos porque lo importante es la pieza en sí, en torno a este hallazgo hay muchos misterios por resolver. ¿Por qué un monje (que es exclaustrado porque fue expulsado) se lleva del monasterio este libro y esconde en él el códice? ¿Acaso lo quiso robar? ¿Por qué hay páginas arrancadas? Ahora queda por saber el final de la historia. Desvelar las incógnitas, que llegarán una vez avanzadas las investigaciones, sobre esta obra que ha vuelto a la vida por pura casualidad.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios