Crítica de Cine

Entre el coloso y la jungla

Dwayne Johnson, en 'El rascacielos'. Dwayne Johnson, en 'El rascacielos'.

Dwayne Johnson, en 'El rascacielos'.

El coloso en llamas consagró, en 1974, el retorno de las películas de catástrofes que habían iniciado Aeropuerto en 1970 y La aventura del Poseidónen 1974. Desde entonces, y de eso hace ya medio siglo, el género no sólo no ha decaído sino que ha crecido gracias a las posibilidades técnicas de la era de la imagen digital. Por ello aquí tienen al musculado Dwayne La Roca Johnson luchando contra el incendio de un rascacielos con los añadidos -porque algo hay que aportar- de ser un veterano con los problemas que según el cine estos arrastran (lo que en este caso incluye una pérdida que lo hace hermano de Long John Silver), enfrentarse a una conspiración y tener que rescatar a su familia. Porque algo de La jungla de cristal se mete también de por medio.

Rawson Marshall Thirber, cuyos antecedentes son haber dirigido a Ben Stiller en Cuestión de pelotas y a La Roca Johnson en Un espía y medio, despacha con tres capotazos y una estocada baja, es decir, con muchas explosiones, mucho ruido, mucho fuego, muchas peleas y muchas caras de angustia del señor La Roca. No hay nada más. Apta para cine de verano de playa con pipas (mejor que palomitas).

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios