Cultura

"Este es un disco con un estudio importante detrás"

  • Manolo Simón presenta en el CADF su decimocuarto trabajo discográfico, un recorrido por las variantes y estilos del fandango

El jerezano Manolo Simón presentó ayer en el Centro Andaluz de Documentación del Flamenco su decimocuarto disco en solitario, 'Plaza de los Herradores. Antología del fandango', que ha sido grabado en los estudios La Bodega. La presentación en sí corrió a cargo de Pepe Marín, quien repasó su amplio currículo como artista, destacando esa abundante lista discográfica que posee, además de recordar el reconocimiento que en 2010 le hizo la Cátedra de Flamencología, que le entregó el Premio Copa Jerez al cante.

Manolo Simón agradeció "de corazón a todas las personas que me han ayudado a que este proyecto sea una realidad" y posteriormente brindó a los presentes un pequeño recital de fandangos en el que contó con las guitarras de sus inseparables Pascual de Lorca y Joaquín Albert.

Del disco en sí y su resultado final, Simón aseguraba a este Diario que "estoy muy contento porque era una cosa que tenía pendiente ahí y que afortunadamente he podido terminar. Yo he hecho lo que he podido y con el cariño más grande del mundo".

A lo largo de los 19 cantes que contiene este disco, el jerezano ha realizado una labor "de estudio importante, la verdad es que me he llevado tiempo estudiando algunos estilos de fandangos, sobre todo aquellos que aquí en mi tierra se hacen poco, pero que a mí me gusta mucho hacer".

Dentro de ese abanico variopinto de estilos encontramos "cantes de Málaga como los jabegotes, el fandango de Frasquito Yerbabuena, y bueno, fandangos de aquí de Jerez como el de Cepero, el del Gloria, Sordera, Chocolate, en fin fíjate si hay fandangos ahí que yo que lo he hecho no me acuerdo bien", apunta entre risas.

Fandangos de Calaña, de Macandé, del Bizco Amate, del Carbonerillo, Antonio de la Calzá, de Manolo Herrero, de Cabeza Rubio y Alosno, de Lucena y verdial lucentina y del Niño Barbate son parte de esa extensa lista de grabaciones que conforman este nuevo disco del jerezano, que una vez más demuestra su poderoso conocimiento del cante.

Simón admite que la grabación, que se ha llevado a cabo durante varios meses, "ha ido bastante bien porque me encuentro en un buen momento de voz, en ese sentido he tenido mucha suerte. Yo soy de las personas que cuando no estoy bien, prefiero dejarlo, pero esta vez he tardado muy poco tiempo en terminar el disco", confiesa.

A pesar de su extensa discografía, el cantaor no oculta la dificultad que entraña meterse en el estudio. "Aunque uno lleve ya a sus espaldas un buen número de discos, eso es como torear, nunca te acostumbras porque siempre hay algo que sorprende. Evidentemente, no es lo mismo meterse por primera vez en un estudio que hacerlo ya más veces, pero bueno, siempre tiene su responsabilidad".

Una vez terminado este proyecto y fiel a ese espíritu inquieto que posee, Manolo Simón ya piensa en nuevos horizontes. "A mí me gustaría hacer algo grande, una antología en condiciones para que quede para la historia, y porque además los jóvenes vienen empujando con fuerza y hay que estar ahí. De todos modos, ahora quiero disfrutar de este disco, ya habrá tiempo de pensar en el futuro", finaliza el artista.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios