Antonio castaño. escritor

"Del amor se puede hablar de infinitas maneras, yo utilizo todas las que conozco"

  • El autor presentará hoy en la Fundación Caballero Bonald su libro 'Mujer descalza frente al mar'

  • La obra ha sido prologada por nombres como Luis Eduardo Aute y Juan Margallo

El escritor Antonio Castaño. El escritor Antonio Castaño.

El escritor Antonio Castaño.

"Todo era la nada sin movimiento hasta que te vi, entonces comencé y se detuvieron todos los relojes". Para Antonio Castaño el Atlántico es como un río más que atraviesa su día a día. Navega entre dos continentes desde que un buen día se sumergió de lleno en su América Latina del alma para conocer en persona a los grandes del teatro, Santiago García del Teatro La Candelaria, Enrique Buenaventura del Teatro Experimental de Cali, Fabio Rubiano, actor, director, o la renombrada actriz Carmiña Martínez, entre otros muchos. Una pequeña parte de todo el universo artístico que desde los catorce años empezó a conocer desde que se sumergió de lleno en el mundo de los escenarios, primero como un ávido espectador de las Jornadas de Teatro de Puerto Real, más tarde como participante activo en el Festival Iberoamericano de Teatro, el FIT, y, actualmente, como gestor cultural, director de teatro, productor de radio o, simplemente, poeta. Hoy jueves, a las 20 horas, presentará en la Fundación Caballero Bonald su libro 'Mujer descalza frente al mar' (Ediciones en Huida). Estará acompañado por Juan José Téllez.

-Es usted difícil de clasificar. ¿En qué faceta se encuentra más a gusto de todo lo que ha hecho en los más de cincuenta años?

-Es muy complicado, salto de una cosa a otra, lo mismo me dedico a hacer fotos que diseño carteles para compañías de teatro, últimamente con el programa de Canal Sur Radio 'Oídoteatro' revivo esa unión que existe a ambos lados del Atlántico. Sobre todo me gusta escribir, me gusta investigar, buscar, descubrir, dudar, es una forma de evadirme, de encontrar un mundo personal ajeno a todo lo que me rodea y que me abstrae. San Agustín ya definió este estado: "Busquemos como buscan los que aún han de encontrar, encontremos como encuentran los que aún han de buscar".

-Empezó muy joven a interesarse por el teatro, la música, el cine desde Puerto Real donde nació.

-Veía teatro desde muy joven y se me metió el gusanillo hasta el punto de que me hice fijo en las Jornadas de Teatro de Puerto Real donde conocí a grandes compañías como La Zaranda, de donde surgió mi entrañable amistad con Juan Sánchez, Els Joglars, a Axioma, La Cuadra, Teatro Lebrijano, los primeros montajes de Atalaya… referente del teatro actual. Como directivo de la Asociación de Espectadores de Puerto Real accedí a la primera edición del Festival Iberoamericano de Teatro de Cádiz que me abrió un universo teatral, comprometido, hasta entonces desconocido para mí. Me sentí totalmente identificado hasta el punto que, años después, sentí la necesidad de marcharme a América Latina, me autoexilié y acabé en Colombia, felizmente.

-En la obra que presenta, 'Mujer descalza frente al mar', hay una dedicatoria muy especial a Juan Sánchez, de la Zaranda, "con quien tantas horas vacié para llenar eternamente", dice ésta.

-Juan es, por encima de todo, mi hermano. Compartimos festivales de teatro, infinidad de amigos de acá y de allá, muchas noches de farra, de flamenco y, sobre todo, de teatro. Era indescriptible, con él discutíamos y disfrutábamos a partes iguales tanto del teatro como de la vida.

-Teatro lírico, poesía teatral, teatro de la poesía… Su libro es fiel reflejo de su diversidad, lo mismo incluye un grafiti poético que se marca unas líneas en latín.

-El amor se puede contar de infinitas maneras, yo utilizo todos los registros que conozco y que me sugieren mundos diferentes para contar la historia de dos amantes, separados por un gran mar, que se encuentran en la conversación entre una sirena y un marinero, o entre una mujer y un paseante… Pienso qué le diría el agua a la arena, eternamente juntos o qué les espera a dos amantes si vivieran en épocas distintas. Por eso mis personajes se llaman Siempre, Contigo, Yotetí, Tumemí…

-Sobre su forma de escribir se refieren en el prólogo Luis Eduardo Aute, el dramaturgo Juan Margallo y el profesor de Minnesota Luis A. Ramos García. ¿Algo habrá hecho para merecer sus elogios?

-Fue una sorpresa, la verdad, que se haya publicado este libro. Mi amiga Carmiña me 'perdió' una copia que le entregó a un editor y se convirtió, finalmente, en una obra publicada en la renombrada Universidad de Minnesota de la que ahora se ha publicado esta edición en España más extendida. Luis Eduardo Aute dice que "este juego de palabras adquiere todo su sentido únicamente cuando son pronunciadas por actores de cine mudo, Cocteau habla de los poetas silentes. Es una representación de re-presentaciones disléxicas del lenguaje y la lingüística, pura dramaturgia de la palabra, puro juego malabar, puro teatro del vértigo escénico de la poesía". Si él lo dice... yo me quedé mudo cuando leí su prólogo manuscrito.

-¿Cuál es su próximo proyecto?

- Será 'La memoria que encontré en una semilla de tamarindo'. Uno de tantos, porque sobrevuela en mi cabeza un programa cultural de radio, la dirección de una obra de radioteatro de Fernando Quiñones, otra de teatro breve para representar en noviembre. Siempre con las maletas a medio hacer y sin aferrarme a nada porque me embarco en un próximo viaje a Colombia siguiendo el viento apátrida de levante que me ha llevado a los mejores puertos, como siempre, encontrando, a mi paso, sin prisas, incansablemente.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios