Cultura

La rebelión de los hombres de atrás

  • Los mejores discos de guitarra, firmados por profesionales del acompañamiento del baile.

Más allá de los discos de cante, el año recién concluido dejó una exigua cosecha en ámbitos como el de la guitarra de concierto, un terreno en el que, además del disco antológico 1998-2008 de Tomatito (Universal), tan sólo hay que reseñar el más que interesante debut de Jesús Torres y Juan Antonio Suárez 'Cano', dos acreditados profesionales en el acompañamiento y la composición de espectáculos de baile. Ambos han supuesto una auténtica revelación (y también rebelión) de los tantas veces anónimos hombres de atrás.

El disco de Jesús Torres, Viento del Norte, que también inauguró el sello Flamenco World Music junto a Encarna Anillo, reunía diferentes composiciones de este guitarrista para diversos espectáculos, pero renovados y puestos al día para una grabación en la que predomina la frescura de un discurso nuevo junto a la sorpresa que constituye un trabajo sólido. Juan Antonio Suárez -antes conocido como Canito- también sorprendió con Son de Ayer (Autoproducido), un trabajo que para nada responde a los esquemas al uso para un disco de debut. Por complejo, por diverso y por original, su grabación nos desvela un revelador potencial creativo, además de compositor. Con él, muestra un lenguaje propio, muy variado de registros, que se revela como radicalmente nuevo dentro del panorama de la guitarra flamenca actual.

Dentro del piano flamenco, además de la señalada de Sergio Monroy, hay que destacar la cuarta grabación de Diego Amador, Río de los canasteros (Nuevos Medios), un disco en el que el sevillano añade una faceta más a su conocida versatilidad instrumental. En un disco en el que pone la mayoría de los instrumentos, el pequeño de los Amador canta y se acompaña a sí mismo con un piano que para él es su guitarra. El disco está lleno de homenajes expresos -a La Perla, al del Gastor- y a otro genio que no se cita, el de La Isla, del que el cante de Amador es indudable deudor.

Finalmente, un resumen del año flamenco que acaba de concluir no estaría completo sin la mención al disco Flamenco Big Band (Verve) que ha firmado el saxofonista valenciano Perico Sambeat, bien conocido en estas tierras desde aquel histórico I Seminario de Jazz de hace años. Es obligatorio señalar que se trata de un disco de jazz, que es el género en que el saxofonista se mueve, pero sus años de colaboración con Gerardo Núñez y otros trabajos han dejado su huella en él.

Con la participación del cantaor Miguel Poveda, del guitarrista Gerardo Núñez, de la bailaora Carmen Cortés, del percusionista Ángel Sánchez 'Cepillo' o del contrabajista Javier Colina, Sambeat ha trasladado a los arreglos de una potente Big Band los ritmos flamencos de la soleá y las bulerías, del tanguillo o la guajira, además del martinete o de una nana. Un disco de elegante y tersa sonoridad en el que se esconden brillantes momentos flamencos.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios