Análisis

Manuel sotelino

Orden y salud

El nuevo consejo puede estar abocado a cruzar un campo de minas peligroso

Si el consejo de la Unión de Hermandades que se va es el de la pandemia, todo parece indicar que el que entra será el de las grandes remodelaciones de la Semana Santa. Muchos abogan por una reestructuración de las cofradías en la Semana Mayor. Y muy posiblemente no les falte razón. Ya parece que se abrió el melón de los cambios cuando este mismo medio adelantaba la posibilidad de adelantar una hora el paso de las procesiones el Viernes Santo. Ayer, los compañeros de Jerez Cofrade, informaban sobre el posible traslado de Bondad y Misericordia a la jornada del Domingo de Ramos. Parece que la caja de los truenos o se ha abierto y es cuestión de tiempo para escuchar los primeros truenos.

El nuevo consejo tendrá que sacar dotes diplomáticas para no dinamitar lo que podría convertirse en una bomba de relojería. Y tendrá que pensar que, si se va a llevar a cabo grandes cambios, será para no poner tiritas que nos lleven a futuros lodos. El Nene está capacitado para ello. Sobrado de cariño por las cofradías y tiene gran poder de convicción. Eso sí, todo indica que tiene un largo campo minado por delante. Entre todos habrá que meter el hombro y llevar a cabo las reformas para hacer de nuestra Semana Santa algo mejor todavía.

Aprovecho las últimas frases para animar a todos a rezar por algunos cofrades que pasan muy malos momentos. La enfermedad parece que se ceba en determinados ciclos de la vida. Desde el silencio de la oración, estaremos con ellos para que todo tenga un buen fin. Decididamente, este es el párrafo más importante de la Crestería de hoy. Los pasos, de madera son. La carne nacida de nuestras entrañas es lo más importante que tiene uno. Así que pidámosle salud al Señor para quien la necesite.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios