Análisis

Inmaculada Peña Ruiz

Una Ruta de Iglesias Alfonsíes para Jerez

En 1236 el príncipe Abul-I-Casan entrega las llaves de la ciudad al Rey Fernando III «el Santo» tras la conquista de Córdoba. Durante su reinado divide el núcleo urbano en collaciones y funda sobre las principales mezquitas musulmanas diferentes iglesias, comenzando así el proceso de desarraigo del estrato social islámico andalusí, a favor del cristiano europeo.

Un conjunto de iglesias - denominadas «Fernandinas» - que se enmarcan dentro de la arquitectura gótico mudéjar, capaces de combinar elementos de tradición castellana de origen burgalés con otros plenamente andalusíes.

En la segunda mitad del siglo XIII su hijo, el Rey Alfonso X «el Sabio» continua la reconquista cristiana, tomando definitivamente varias poblaciones al sur del Reino de Sevilla, con Jerez entre ellas.

Al igual que ocurriera en Córdoba, el proceso de transformación derivado de la repoblación, pasa por la conversión de las principales mezquitas en iglesias y la división de la ciudad en seis collaciones.

Como haría su padre, la empresa artística gestionada durante su reinado estaría basada en modelos arquitectónicos ya experimentados en ciudades anteriormente tomadas; estilos que viajaron desde Córdoba a Sevilla, y desde Sevilla a Jerez.

En 2018 el Cabildo Catedral de Córdoba crea la "Ruta de Iglesias Fernandinas". Una guía por ocho de los templos fundados tras la conquista, que nace con el fin de diversificar el turismo de la ciudad.

En Jerez creo que debería tomarse más en serio la reflexión teórica sobre la arquitectura como patrimonio cultural de la ciudad. Imitando las buenas iniciativas, se podría crear una "Ruta de Iglesias Alfonsíes" para poner en valor la arquitectura medieval jerezana, recorriendo las emblemáticas San Dionisio, San Marcos, San Juan de los Caballeros, San Lucas y San Mateo.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios