No se solucionan los problemas que tenemos en Educación y formación, y los tenemos, con carretadas de dinero, aunque el dinero nunca viene mal. Tampoco se soluciona llenando de profesores los centros, aunque los profesores nunca vienen mal, si bien es deseable que estén convenientemente formados y que no se resistan a ser evaluados en sus métodos para evitar que cada uno haga la guerra por su cuenta

Los palos de ciego han sido notables. Aquello de entregar ordenadores a los chavales ya se sabe que no sirvió para nada porque aquello no se orientó de manera alguna, al igual que tampoco se orientó a los profesores a los que les pusieron una pizarra digital en el aula, que en muchos casos jamás se utilizó.

Hay una tendencia docente que habla de echarle algo de imaginación al asunto, es decir, buscar fórmulas para que a los niños les interese aprender. Es una salida intermedia entre darles las competencias que van a necesitar en un futuro para poder acceder a un mercado laboral con ciertas garantías , además de abrir caminos a los más preparados para metas más ambiciosas a través de una Universidad más centrada en la investigación (es decir, más centrada en la curiosidad) y, al mismo tiempo, que la docencia se aproxime a sus lenguajes, sacarlos de sus burbujas tecnológicas en las que se encuentran cómodamente instalados.

Ya sabemos los resultados que nos da ponerles a hacer cuentas y hacerles pelearse con sistemas sintácticos que cambian de generación en generación, demostrando lo relativo que es todo en esta vida. Por lo tanto, ya tenemos algo. Sabemos, a la vista de los pésimos resultados que siguen teniendo un alto número de escolares andaluces, cómo no hacer las cosas. De acuerdo en que no es sencillo, pero para aprender hay que indagar. En vez de llevarnos las manos a la cabeza porque un político diga no sé qué de los niños de Castilla y León y los compare con los andaluces, empecemos, por ejemplo, por ver qué hacen en Castilla y León que nosotros no hacemos. No sé, por empezar por algún sitio.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios