Análisis

Doctor Luis M. Torres

Y ahora... ponte la mascarilla

El próximo sábado decaerá la obligación de llevar la mascarilla en espacios abiertos según ha comunicado el presidente Pedro Sánchez, decisión "unilateral" sin contar con la opinión de los Consejeros de Salud de diversas Autonomías, a pesar de las enormes diferencias de contagios entre las comunidades, es decir lo que hasta ahora hemos estado haciendo "mal" ahora lo haremos aún peor. Está ya demostrado la escasa, por no decir nula, utilidad de usar la mascarilla en espacios abiertos (países como Alemania p. ej. no la han implantado) cuando se puede mantener la distancia de seguridad y esto es precisamente lo que hemos estado haciendo en los últimos tiempos, con dos consecuencias perversas, una no evitar la transmisión del virus (objetivo principal de su uso) y otra hacernos sentir seguros cuando no lo estábamos. Es común ver a los ciudadanos con su mascarilla puesta y no digo solo mal puesta, usándola como babero o por debajo de la nariz, que la mayoría no lo hacían, sino por llevar la mascarilla bien puesta estando paseando o en bicicleta, por la playa, por los Toruños o por una calle solitaria y sin embargo quitársela tranquilamente para sentarse en una terraza, no ya solo al exterior ,sino incluso en el interior, para estar durante varias horas compartiendo el mismo espacio con personas desconocidas y por tanto facilitando la transmisión del virus.

Pues bien, es ahora cuando se nos dice que ya no es obligatorio llevar la mascarilla en espacios abiertos cuando quizás podamos hacerlo bien, esto es, cuando estamos en espacios abiertos manteniendo una distancia de dos o tres metros o acompañados por personas convivientes, noes necesario ni útil usar la mascarilla, incluso puede ser contraproducente en diversas situaciones. Pero cuando estamos alrededor de personas a las que no conocemos o no estamos vacunados o estas personas no sabemos si están vacunadas o no y más aún si estamos en un espacio cerrado, la mascarilla es absolutamente aconsejable por el momento, al menos hasta que no alcancemos la inmunidad de grupo con el 70% de la población inmunizada, ojalá el mensaje pueda ser entendido por todo el mundo y abandonemos la falsa seguridad que nos brinda llevar la mascarilla en espacios abiertos, por la auténtica realidad que es que en esos momentos, en esos lugares no es necesario pero si lo es cuando estamos alrededor de otras personas y usar la de tipo FFP2, cuando estamos en espacios cerrados, mas aun si no estamos vacunados o somos grupos de riesgo por morbilidades o personas de edad, así que ahora ponte la mascarilla y póntela correctamente en el lugar adecuado.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios