La Crestería

Manuel Sotelino

Candidatos cofrades

Venimos de un reciente periplo de elecciones en las hermandades. El mes de junio el más propicio para un cabildo de cara a nombrar a un hermano mayor. Una vez elegida la nueva junta de gobierno, hay todo un verano por delante para preparar, plantear y llevar a cabo todo aquello que sea necesario de cara al próximo curso.

Este tiempo previo a las elecciones suele ser en ocasiones muy convulso. La preparación de una junta y que se quiera dar el paso adelante para comprometerse con la hermandad es hoy en día casi un gesto heroico. Hay un gran porcentaje de hermanos que no consideran positivo estar en una junta y servir, así, al Señor con alegría. Después vienen los programas del candidato que de esta forma da a conocer las pautas que marcan el eje de su mandato.

Hay previos con un candidato y los hay con dos. Cuando hay dos candidatos, también se divide la opinión. Por un lado se dice que es el reflejo de que la hermandad está viva y preocupa a los hermanos pero por otro también se suele decir que dos candidatos es división segura.

Un resultado tan estrecho como en la Redención debería de unir a la dos partes

En los últimos comicios ha habido tan solo una hermandad con dos candidatos y con un resultado muy ajustado. Ojalá el resultado valga para unir dos formas de ver a la hermandad de la Redención, que es de la que escribo. Ojalá, los dos candidatos hayan sido el reflejo de ese compromiso que debe y tienen que tener sus hermanos. Riqueza al fin y al cabo. Un resultado tan estrecho debería de unir a las dos partes. De no ser así, se acercan nubes muy negras en la salesiana hermandad. Ojalá no sea así. Ojalá, Pina, sepa ahora unir a todos y ser un mismo cuerpo. Ojalá.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios