Disculpa que te perdone

Concluye un gran Festival muy bueno para Jerez

ACABÓ el 26 Festival de Jerez con excelente nota. Quizás son las ganas de recuperar la vida y el Festival que había antes de la pandemia, quizás sea verdad esta sensación que se percibe después de haber estado dos semanas desde el día 17 de febrero hasta ayer 5 de marzo observando la evolución y su desarrollo. Los comentarios han sido muy buenos, con las excepciones de rigor, de las personas al salir de cada espectáculo que se reunían en los aledaños y bares del entorno de Villamarta al término de cada función. Da gusto convivir con tantos amigos del Festival llegados de tantos y diversos lugares, con tantos artistas y escuchar los aplausos que se han dispensado cada noche, la mayoría, a los protagonistas de cada triunfo al salir de camerinos, cuando ya pasaban despojados de la tensión de las tablas por ese improvisado paseo de la fama que el éxito ha trazado desde la salida del Villamarta en plaza Romero Martínez hasta calle Mesones pasando por la puerta del bar La Manzanilla -solaz del guerrero- que hace esquina con la zona cero como es la que riega de noches bohemias los derredores del Tabanco el Pasaje y La Reja.

Un Festival que ha gozado de momentos muy flamencos, de peso y excelente calidad, un Festival que ha tenido propuestas de vanguardia. El Festival de Jerez es la actual referencia en el mundo de la danza contemporánea y el flamenco, eso ha quedado muy claro de nuevo. Un Festival que también ha tenido alguna que otra propuesta más complicada o difícil de entender pero es algo que roza lo personal en cada caso. Una edición en la que se ha echado de menos a ese colectivo simpático con esos ojitos casi cerrados tan propicios y amantes del flamenco como son los japoneses. En definitiva, se cierra un gran Festival del que es bueno recordar sus orígenes, sus inicios, su evolución hasta consolidarse como el número uno en el mundo.

Una propuesta que nace hace ya tantos como 26 años atrás y que tuvo muchas dificultades para empezar pero muchas personas y colaboradores que dieron su tiempo, su amor, su trabajo y su alma para que brillara como ahora brilla el Festival. Alguno se merece un monumento o un homenaje y de los buenos. “My Ángel Flamenco” es uno de ellos, en representación de esos que se han raspado y bien lo que conocemos hoy como Festival de Jerez, un evento de considerable tamaño que no solo es música, también es imagen. Imagen que le hace brillar desde la visión de un fotógrafo con alma. Se nos viene a la cabeza uno de ellos que, desde dentro de esta casa, puso su corazón y marcó casi siendo el primero una trayectoria entre otros excelentes artistas de la cámara y de las luces, nos referimos a Miguel Ángel González. Aunque sabemos que son tímidos y nunca hacen apología de uno mismo , estas almas que provocan la base de lo excelente, se han raspado el Festival de Jerez desde Jerez, fuera de Jerez, del “extrarradio”, y el extranjero. En aquellos años cuando no pagaban ni 500 pesetas por fotos, trabajando sin luz y con movimiento para que después en muchos casos no se pudieran publicar las fotos. En el recuerdo de esos inicios quedan anécdotas como la función de la Orquesta de Córdoba, que había mas gente en el escenario que en el público, o la “Reina del Mantón” cuando se echó las manos a la cara porque había 25 personas en el patio de butacas.

Todos ellos han conseguido junto al excelente trabajo del equipo de Villamarta y el Ayuntamiento en cada momento y en cada color político que hoy día disfrutemos de este Festival. Es justo aplaudir a quienes cuando se les ha necesitado han estado ahí. ¡Qué brillo le dio “La sábana”! ,o el suplemento que despertó esa concepción de que el flamenco y el festival no solo es música, también es visual. Busquemos en la hemeroteca la progresión y veremos que cuando se empiezan a publicar las fotos más grandes o el suplemento, se le saca ese brillo necesario que va creciendo en calidad y en paralelo hasta el día de hoy.

Dedicado a esos que han tirado del carro, ofreciendo horas y horas para sacar ese brillo de calidad al Festival y con la máxima y enérgica enhorabuena a todos los responsables del Festival de Jerez por esta nueva edición, deseo desde esta humilde atalaya que la normalidad se quede entre nosotros, que se resuelva cuanto antes la invasión de Rusia a Ucrania y vaya usté condió.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios