Entre paréntesis

Rafael Navas

rnavas@diariodejerez.com

Dios salve a la reina

La serie británica 'The Crown' ('La Corona') que produce Netflix, una de las más vistas en la historia por el público de ese país, ha instalado en Jerez desde hace semanas su cuartel general para el rodaje de escenas en varias localidades andaluzas y son muchas las personas que se han visto beneficiadas de esta decisión: hoteles, bares, restaurantes, empresas auxiliares de todo tipo y los propios figurantes que han salido del casting realizado aquí en agosto. A mitad de semanas rodaron en la maravillosa finca La Peñuela propiedad de la familia Bohórquez y el viernes lo hicieron en la sala capitular del Convento de Santo Domingo, convertido en un hospital para la serie. Habrá que ver cómo quedan retratados ambos espacios pero no cabe duda de que aunque en el guión de la serie no figuren como Jerez, la ciudad ha entrado ya, por fin, por la puerta grande en el selecto club de localizaciones de las productoras más renombradas. La alfombra roja que se les ha puesto desde el Ayuntamiento a través de la Jerez Film Office y el comportamiento de los propios jerezanos les ha dejado ganas de repetir y de eso se trata en este mundo. No ha debido ser fácil, pues hace no mucho tiempo que a Jerez le pusieron una especie de cruz en el mapa de las grandes producciones cinematográficas.

Fue el año 2005, cuando se rodó 'El Reino de los Cielos', de Ridley Scott. La superproducción norteamericana lo tenía todo cerrado para aterrizar en Jerez, concretamente en el Alcázar, en cuyo patio se iban a rodar escenas con el mismísimo Orlando Bloom de protagonista, por entonces en la cresta de la ola por su participación en las taquilleras 'El Señor de los Anillos' y 'Piratas del Caribe'. Todo estaba listo ya cuando unas declaraciones de responsables políticos del propio Ayuntamiento cuestionando el rodaje en el mencionado monumento acabaron dando al traste con la que hubiese sido una plataforma de lanzamiento de Jerez a nivel mundial. Desde entonces Jerez ha sido escenario de producciones cinematográficas nacionales, algunas muy aclamadas y laureadas como 'Techo y comida' de Juan Miguel del Castillo, pero el tiempo que ha tardado en regresar una producción internacional demuestra que aquel rodaje fallido del 'Reino de los Cielos' (que por cierto fue un fracaso de taquilla) pasó factura en un mundo en el que cualquier inconveniente, cualquier polémica, se paga muy caro.

Afortunadamente los tiempos han cambiado. El Convento de Santo Domingo pertenece a la Iglesia y tanto los dominicos como el Ayuntamiento le han dado toda clase de facilidades a Netflix, una productora que ha revolucionado la forma de ver las películas y las series en todo el mundo y que ha llegado para quedarse mucho tiempo.

Ojalá que este otro reino, el de la soberana británica que más tiempo lleva en el trono, sirva para que vengan otras muchas producciones a Jerez, una ciudad que es de cine pero que hay que cuidar cada día con mimo y detalle para que siga siendo atractiva para los rodajes, preservando sus encantos históricos que la hacen única. Como los adoquines de su casco histórico, por ejemplo. Pero ese ya es otro capítulo de la serie.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios