Dicen los sabios del lugar que el mosto se bebe en trago largo y de pie. Además que hay que acompañarlo con alguna comida apropiada como sardinas en arenque -en papel de estraza a ser posible para estrujarlo contra la bisagra de la puerta- o butifarra, morcilla, chorizo picantito o aquellas viandas alineadas con el manjar del zumo de uva que da la tierra albariza. Los novatos o los sabiondos se lo 'toman' a broma o no le prestan atención y después pasa lo que pasa.

Cuando te pones a beber mosto en trago corto, sentado en una sillita durante un buen tiempo y vas a levantarte te puedes caer hasta al suelo o tener un mareo que como dijo el otro día un amigo…, "ojo cómo tengo las cervicales" y no eran las cervicales, hijo… Es el mosto que te ha pegado un 'leñazo'. Y mira que estaba avisado el neófito e impúber, pero nada , él mas chulito que nadie vivió en primera persona eso de confundir un mareo o latigazo cervical con un latigazo provocado por mosto.

Ahora con el frío (o menos calor) el mosto recibe bendiciones climáticas propicias y se pone fácil para aquellos que gustan beberlo. Podemos ir a la 'Purísima Concepción o Confitera' de Juan Mayolín a echar un buen ratito, de inmediato bajar al 'Pusca' pero si no bajas no pasa nada porque él sube. De ahí al 'Cerro del Arte' o pasarte antes por la 'Carrandana', en 'El Primilla' también hay arte y en otros tantos más… En fin, una ruta de mosto 'off line' y mucha autenticidad que al que le guste 'carrilear' se lo pasará muy bien y muy agradable siempre que vaya en buena compañía porque los 'malahora' te los puedes encontrar en cualquier sitio y cualquier día del año.

Por otro lado, más organizado -'on line'- y amplio está la iniciativa del Cluster Turístico Destino Jerez y el Ayuntamiento a modo de Ruta Gastronómica del Mosto de Jerez. Esta iniciativa identifica los establecimientos que ofrecen además de mosto una rica oferta gastronómica de platos típicos. Desde luego que en Jerez hay una oferta rica variada y muy singular que no dejará a ningún visitante, cliente o amigo indiferente porque además del sabor y la calidad de los productos, sólo pasear o circular por los carriles que te llevan a cada establecimiento o rincón merecen la pena. Las vistas, el paisaje de nuestra Campiña son extraordinarios.

Es una magnifica incitativa del Cluster que de alguna manera cumple su función de identificar oportunidades para que se puedan continuar y desarrollar posteriormente por los sectores interesados y que a fin de cuentas significa enriquecer y aportar al desarrollo de la ciudad destacando todos los recursos de los que disponemos y mucha veces no somos conscientes de ello. De hecho, como decía al principio no debemos echarle las culpas a las cervicales cuando en realidad son los efectos del mosto. "¿Lo coge, nene?" y vaya usté condió.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios