Obituario

Pedro Carabante

¡Hasta luego, amigo!

Pedro Carabante, junto al guitarrista José María Molero.

Pedro Carabante, junto al guitarrista José María Molero.

Ha enmudecido para siempre una guitarra flamenca y jerezana que ha dejado el eco de su maestría musical desde su Jerez natal, hasta los más prestigiosos escenarios del mundo. Nos ha dejado “Molerito”, con esa cariñosa palabra se refería a uno de sus alumnos predilectos el que fue maestro de guitarristas, Rafael del Águila.

En Madrid, su tierra de adopción, ha fallecido a los 68 años, José María Molero Zayas. Demasiado pronto. Un golpe bastante duro para la cantidad de amigos y admiradores, entre los cuales me encuentro, que José Mari supo conquistar a base de sencillez y hombría cabal a lo largo de su vida.

Nació José María en el barrio San Miguel, en la calle Campana, frente por frente a la casa de otro inolvidable maestro de la guitarra flamenca: Parrilla de Jerez, y junto al tabanco de Perico, inolvidable lugar de encuentro de aquellos flamencos que después de una dura jornada de trabajo aliviaban sus ducas bebiendo vino de la tierra y expresando con toda pureza cantes y bailes salidos de lo más hondo del corazón. Después de pasar por el Conservatorio de Sevilla, donde estudió solfeo y guitarra clásica, José María se instaló en Madrid, donde actuó en los más importantes tablaos, desarrollando a partir de ahí una carrera profesional imparable que le llevaría a participar en ballets como el Nacional o el grupo “Cadena”, con Nina Corti, con el que recorrió toda Europa.

Acompañó con su guitarra, en innumerables ocasiones, a su paisano, Manuel Soto “Sordera”, así como a su hijo Vicente, además de Meneses, José Mercé, Morente, María Vargas, Chano Lobato y a muchísimos artistas de primera línea. Su capacidad creativa le llevó a participar en festivales de Jazz como el Jamborée de Polonia, Bimhuis de Ámsterdam, Montreaux de Suiza, Edimburgo en Escocia. Entre su abundante discografía destaca el vinilo con Manuel Soto “Sordera”, ‘Se canta lo que se pierde’. Recientemente ‘Flamenco y Universidad’ incorporó a su colección un CD con una selección de temas elegidos entre sus múltiples grabaciones.

Dedicado a la enseñanza impartió clases en el Taller de música de Alcalá de Henares y en el Centro de Estudios Musicales Andana, de la comunidad de Madrid.

Se ha ido un buen tipo. Una gran persona. Un músico extraordinario. Un guitarrista flamenco de vanguardia. Un jerezano auténtico. Escribo estas cuatro líneas con gran dolor de mi corazón pero con el consuelo de que hasta el final podré seguir sintiendo y emocionándome con esas composiciones y esas falsetas tan flamencas que nos ha dejado como fruto de una vida entregada a la creatividad y al arte de nuestra tierra.¡Hasta luego, amigo!

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios