Viva Franco (Battiato)

El pub de los abstemios

The Virgin Mary exporta ya su modelo por el mundo. Nada que ver con las hambrunas de la patata en el viejo Eyre

El título de la presente nos remite a una disparatada novela de Chesterton o de John Kennedy Toole. Pero resulta que el looby de los abstemios va ganando posiciones en la beoda Irlanda. Las lágrimas negras no es ningún disco de Diego El Cigala, cantante greñudo y maltratador. Es la Guinness la que llora sus lágrimas negras por tristeza. Al parecer existe un pub irlandés donde no se sirve alcohol. Está en Dublín, en el número 54 de Camel Street, y responde al nombre de The Virgen Mary. La catolicidad de Irlanda recicla sus tópicos y los pone al día. Cristo multiplicó el vino en las bodas de Caná y lo dio a beber a los doce en la víspera de su Hora Nona. Pero sobre la Virgen nunca supimos bien si fue abstemia o no. Ahora, gracias al pub The Virgen Mary, tenemos motivos para defender el nuevo dogma mariano: la hija de Dios es abstemia.

El pub que regentan Vaughan Yates y Sarah Connolly evidencia el tino empresarial de los irlandeses (Ryanair, startups tecnológicas, etc). The Virgen Mary vive del éxito y responde a las últimas urgencias. La gente desea beber y formar parte del cuadro del pub. Pero no quiere curdas ni sufrir resacas atroces. El pub de los abstemios suena también a belicosas cruzadas de antaño (recuérdese en el XIX el Movimiento de la Templanza que promovía la abstinencia). La moda abstemia ha cambiado el tono. The Virgen Mary refleja la nueva cultura. El relajo, el momento de solaz, el alma atmosférica del pub ya no se asocia por fuerza a la ingesta de cerveza y whisky Jameson. Los millennials venían ya apelando al recorte en alcohol. James Joyce tenía su gracia, pero ya no merece más Likes: "Soy un abstemio estricto: nunca tomo nada entre bebidas".

En Inglaterra miles de pubs han cerrado más allá del efecto pandémico (allí el primer pub libre de alcohol se abrió en Manchester). El consumo de cálices con alcohol ha ido a la baja. Se imponen nuevos usos, practicar el último grito en progresismo. Sugiere Yates que en el fondo Irlanda es un país liberal, al que le gusta promover cambios culturales. No obstante, hace unos años la estadística decía que Irlanda y Austria eran los primeros países en binge drinking (ansia por emborracharse con rapidez). The Virgen Mary exporta ya su modelo por el mundo. Irlanda es pose y es tendencia. Nada que ver con las hambrunas de la patata en el viejo Eire. Jonathan Swift llegó a decir que el remedio al hambre era que los padres se comieran a sus propios hijos para evitar más generaciones de irlandeses famélicos. El hambre es hoy historia y el cielo es abstemio.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios